Política Exterior en los Años 40

Política Exterior de Argentina en los Años 40 en Argentina

Nota: véase asimismo información relativa a la política exterior del peronismo entre 1945 y 1955, la política exterior argentina del 2020, 2021 y 2022, la política exterior del primer peronismo y la historia de la política exterior argentina.

Política Exterior de Argentina en 1940-1944

Argentina, el Eje y las Naciones Unidas

Las relaciones entre los Estados Unidos y la República Argentina se han deteriorado constantemente desde que este país se convirtió en beligerante en la Segunda Guerra Mundial. El malestar existente entre los dos países se ha agravado durante las últimas semanas por los informes de que el golpe que derrocó al gobierno proaliado de Bolivia, el 20 de diciembre, tuvo su inspiración al otro lado de la frontera, en Argentina, y por las acusaciones en el Congreso chileno, el 30 de diciembre, de que los «países vecinos» estaban conspirando para derrocar al gobierno de Chile e instaurar un régimen antidemocrático en Santiago correspondiente a los que están en el poder en Buenos Aires y La Paz.

Por recomendación del Comité Consultivo de Emergencia para la Defensa Política del Hemisferio Occidental, los gobiernos americanos que han declarado la guerra a las potencias del Eje o han roto las relaciones diplomáticas con ellas están examinando ahora las «circunstancias que determinaron el establecimiento» del nuevo gobierno en Bolivia. La confirmación de los informes de que elementos pro-Eje en Argentina participaron en la revolución boliviana1 llevaría las relaciones entre ese país y otras repúblicas americanas a una fase crítica.

Argentina reconoció oficialmente al nuevo régimen boliviano el 3 de enero, pero todas las demás naciones americanas se han abstenido de hacerlo, a la espera del resultado de los intercambios de información y las consultas entre ellas. The Associated Press informó desde Washington, el 3 de enero, que alguna acción contra Argentina, «posiblemente tan drástica como una ruptura de relaciones», parecía inevitable. «Esta medida», añadía el despacho, «se tomaría sin duda conjuntamente con Gran Bretaña [y] significaría sanciones económicas».

Argentina es la única nación del hemisferio occidental que sigue manteniendo relaciones diplomáticas con el Eje. En la medida en que su política en la Segunda Guerra Mundial puede interpretarse como una política de hostilidad hacia Estados Unidos, puede explicarse en parte por los celos argentinos del liderazgo estadounidense en las relaciones políticas del hemisferio y en parte por la falta de vínculos económicos estrechos entre Estados Unidos y Argentina en tiempos de paz. Además, la actitud actual de Argentina es en parte un reflejo de su propia evolución política interna, en la que han desempeñado un papel destacado las revoluciones, las elecciones corruptas y el concepto de un líder «hombre fuerte». Esta combinación de influencias ha llevado al país a aceptar una administración interna totalitaria de forma violentamente nacionalista y a adoptar una política aislacionista, incluso pro-eje, en los asuntos internacionales.

El aislacionismo argentino en la Segunda Guerra Mundial
Castillo había sido elegido vicepresidente para el periodo 1938-44. Por razones de salud. El presidente Roberto M. Ortiz tomó una licencia en julio de 1940, momento en el que el gabinete renunció. Castillo se convirtió entonces en presidente interino y nombró un nuevo gabinete. El 27 de junio de 1942, la continua mala salud de Ortiz hizo que el Congreso aceptara su renuncia, con lo cual Castillo se convirtió en presidente de hecho. Tres semanas después, el 15 de julio Ortiz murió.

Una semana después del ataque, el 16 de diciembre de 1941, Castillo declaró el estado de sitio bajo el cual pudo amordazar a la prensa y a la radio, restringir las reuniones públicas de la oposición y, de hecho, hacer casi imposible la tarea de la política partidaria. A partir de entonces, el estado de sitio se utilizó principalmente para silenciar las actividades pro-democráticas; rara vez se aplicó a las actividades pro-Eje.

Antes de levantar la sesión el 30 de septiembre de 1942, la cámara baja del Congreso argentino votó (67 a 64, con 27 miembros que no votaron) a favor de la ruptura de las relaciones diplomáticas con Alemania, Italia y Japón, pero el Senado no tomó ninguna medida y el poder ejecutivo la ignoró. Hablando en Boston una semana después (8 de octubre de 1942), el Secretario de Estado en funciones Sunnier Welles condenó tanto a Argentina como a Chile porque «seguían permitiendo que su territorio fuera utilizado por los funcionarios y los agentes subversivos del Eje como base para actividades hostiles contra sus vecinos». Welles añadió que no podía creer que los dos países continuaran por mucho tiempo «permitiendo que sus hermanos y vecinos de las Américas… fueran apuñalados por la espalda por emisarios del Eje que operaban en el territorio y bajo las instituciones libres de estas dos repúblicas…»

En las tres semanas siguientes, unos 40 presuntos espías nazis fueron arrestados en Argentina, pero fueron liberados, el 16 de diciembre de 1942, sin ser acusados. En noviembre se tomaron algunas medidas menores para frenar la actividad del Eje; al mismo tiempo, el gobierno se movió más a la derecha internamente cuando Castillo forzó la renuncia del ministro de guerra pro-aliado y nombró al reaccionario general Pedro P. Ramírez para el puesto vacante del gabinete.

Carácter reaccionario del régimen argentino
Aparentemente, Castillo no logró avanzar hacia la derecha ni lo suficientemente lejos ni lo suficientemente rápido; en una revolución prácticamente incruenta dirigida por el ministro de guerra Ramírez y el general Rawson el 3 y 4 de junio de 1943, fue depuesto y la presidencia fue asumida por Rawson. El nuevo régimen decretó la disolución del Congreso el 6 de junio; al día siguiente Rawson anunció su dimisión y fue sucedido por el general Ramírez, el actual jefe del ejecutivo.

El gobierno de Ramírez continuó con el estado de sitio en todo el país instituido originalmente por Castillo. Anunció, el 7 de junio, que Argentina «reafirma su tradicional política de amistad y cooperación leal con las demás naciones de América en conformidad con los pactos existentes… Con respecto al resto del mundo, su política es, por el momento, de neutralidad». El 11 de junio, el nuevo gobierno había sido reconocido por los Estados Unidos y por la mayoría de las demás naciones, incluidas las potencias del Eje. El 18 de junio, el presidente Ramírez suspendió las elecciones programadas para septiembre para el periodo presidencial de 1944-50. A mediados de agosto, la política interna del gobierno fue caracterizada por un escritor como un «diligente equilibrio entre la democracia verbal y el totalitarismo real». Aunque en general se acepta que amplios sectores de la población se mostraron más tarde insatisfechos con el régimen revolucionario, éste fue bien acogido en un principio, en parte por la indignación general por los chanchullos de la administración de Castillo y en parte porque el nuevo régimen ordenó inmediatamente la reducción de las tarifas telefónicas, de la luz y de la electricidad, la reducción de los alquileres en todo el país y el aumento de los salarios de los empleados públicos.

Los decretos emitidos en Buenos Aires el primer día de 1944 disolvieron «todos los partidos políticos existentes en todo el territorio de la nación» y declararon que la religión católica era la religión estatal de Argentina. Un decreto del 5 de enero puso a la prensa argentina y al trabajo de los periodistas extranjeros bajo un rígido control gubernamental.

Actitudes de Estados Unidos y Gran Bretaña
En agosto, la política internacional del gobierno argentino fue objeto de un intercambio de cartas entre el Ministro de Relaciones Exteriores argentino Storni y el Secretario de Estado Hull. (La correspondencia se dio a conocer en Washington el 8 de septiembre de 1943.) La carta de Storni, fechada el 5 de agosto, afirmaba que los hombres del gobierno argentino «basan sus actos en las más firmes convicciones democráticas». La neutralidad de Argentina «no había sido comprendida» porque otras naciones no se daban cuenta de que un cambio abrupto en la política exterior de la nación no podía hacerse «sin ningún motivo inmediato a la ruptura de relaciones con el Eje»; sin embargo, el gobierno «no escatimaría esfuerzos para cumplir con las obligaciones [internacionales] contraídas.» A continuación, el punto crucial de la carta de Storni. La evolución de la opinión pública argentina en una dirección favorable a los Aliados sería más rápida y efectiva, dijo, si el presidente Roosevelt «hiciera un gesto de genuina amistad hacia nuestro pueblo; tal gesto podría ser la provisión urgente de aviones, repuestos, armamentos y maquinaria para restaurar a la Argentina a la posición de equilibrio a la que tiene derecho con respecto a otros países sudamericanos.»

La respuesta del Secretario Hull, fechada el 30 de agosto, «fue una de las bofetadas más calculadas de la historia diplomática». Hull citó numerosos casos en los que Argentina no había puesto en práctica las promesas que había hecho libremente en varias conferencias panamericanas, declaró que era «notorio que los agentes del Eje en Argentina han estado y están realizando un espionaje sistemático…» y señaló que…

Dado que la Argentina, tanto por sus palabras como por sus acciones, ha indicado claramente que las fuerzas armadas argentinas no serán utilizadas, en las condiciones actuales, de una manera destinada a promover la causa de la seguridad del Nuevo Mundo y, por lo tanto, los intereses vitales de la guerra de los Estados Unidos, sería imposible que el Presidente de los Estados Unidos celebrara un acuerdo para suministrar armas y municiones a la Argentina en virtud de la Ley de Préstamo y Arriendo.

La reacción en Argentina a la publicación de la correspondencia llevó a la renuncia de Storni el 9 de septiembre de 1943, y los informes de Buenos Aires dijeron que Argentina pronto rompería con el Eje. Una declaración del Foreign Office británico, del 28 de septiembre, dijo que la reciente conclusión de ciertos acuerdos comerciales con Argentina «no debe tomarse como si tuviera algún significado político» y que el gobierno británico «sigue decepcionado por la determinación de los sucesivos gobiernos argentinos de mantener la neutralidad…»

El general Alberto Gilbert, nuevo ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, dijo en su primera conferencia de prensa, el 22 de octubre de 1943, que la política exterior de la nación era fija y «es clara y sin complicaciones.» Por lo tanto, a pesar de algunas presiones políticas de Gran Bretaña y Estados Unidos, el gobierno argentino parece decidido a mantener una política exterior que ofende a estos y otros de las Naciones Unidas.

Relaciones políticas entre Argentina y Estados Unidos

Épocas de buena y mala relación internacional
Las insatisfactorias relaciones políticas que existen actualmente entre los Estados Unidos y la Argentina son el resultado no sólo de sus intereses conflictivos como beligerante y neutral en la Segunda Guerra Mundial, sino también de las políticas divergentes del Hemisferio Occidental seguidas por las dos naciones durante un largo período de años. La actual era de malos sentimientos se aleja mucho de la era de buenos sentimientos con Estados Unidos que marcó la lucha de Argentina por su condición de nación.

La historia de Argentina como nación se remonta a la revolución de 1810, aunque se mantuvo una lealtad teórica a la autoridad española hasta 1816. Si bien Estados Unidos no estaba en condiciones de extender una asistencia abierta a las colonias españolas sublevadas, «hizo más que cualquier otro país» para ayudar a la lucha argentina por la independencia.7 El 27 de agosto de 1810, tres meses después de la revolución argentina, el Secretario de Estado Smith nombró a Joel R. Poinsett «agente de marinos y comercio» en el puerto de Buenos Aires. Tales agentes no requerían la confirmación del Senado, al ser nombrados por el Presidente, y así se evitaba la cuestión del reconocimiento de nuevos gobiernos.

Tras la restauración de la monarquía «legitimista» en España en 1814, Estados Unidos siguió una política de neutralidad formal en las guerras entre España y sus colonias. Sin embargo, la aplicación laxa de las leyes de neutralidad permitió que los agentes de las provincias españolas sublevadas fueran recibidos informalmente en Estados Unidos, donde recibieron la ayuda de intereses privados para adquirir armas y municiones. Las diferencias territoriales entre Estados Unidos y España sobre la zona fronteriza de Florida se resolvieron con la ratificación por parte del Senado de un tratado en febrero de 1821; catorce meses más tarde, el 4 de mayo de 1822, el presidente Monroe firmó una ley que asignaba 100.000 dólares para sufragar los gastos de las misiones diplomáticas a las «naciones independientes del continente americano». El reconocimiento de jure del gobierno argentino se produjo el 19 de mayo de 1823, cuando Estados Unidos se convirtió en el primer estado no latinoamericano en reconocer formalmente la independencia de ese país.

La Doctrina Monroe y la disputa de las Islas Malvinas
El pronunciamiento de la Doctrina Monroe en diciembre de 1823 causó una impresión favorable en los líderes republicanos argentinos, pero la insuficiencia de la Doctrina como fuente de fortaleza para Argentina se vio acentuada una década después por la ocupación de las Islas Malvinas por parte de Gran Bretaña. El papel desempeñado por Estados Unidos en esa ocupación sigue siendo hoy en día una fuente de fricción y un obstáculo para estrechar las relaciones políticas entre ambos países.

Las Islas Malvinas se encuentran en el Atlántico Sur, a unas 250 millas del extremo oriental del Estrecho de Magallanes. Fueron reclamadas por Francia en 1764 y por Gran Bretaña al año siguiente, pero después de que España protestara porque las islas eran una dependencia geográfica de sus posesiones sudamericanas, Francia abandonó su asentamiento en 1767. España nombró un gobernador para las islas y en 1770 envió una expedición naval que expulsó a los residentes ingleses. Las islas permanecieron únicamente en posesión de España hasta la revolución argentina de 1810, y fueron reclamadas formalmente por Argentina en 1820.

En 1828, el gobierno de Buenos Aires concedió derechos exclusivos de pesca de focas en las Malvinas a uno de sus ciudadanos, Louis Vernet. Al año siguiente, Vernet fue nombrado gobernador de las islas y recibió instrucciones de expulsar a los cazadores de focas extranjeros, incluidos algunos de Estados Unidos. Sin embargo, los cazadores de focas ignoraron al gobernador y, en agosto de 1831, Vernet confiscó tres barcos estadounidenses. El cónsul de Estados Unidos en Buenos Aires negó entonces la soberanía de Argentina sobre las islas y se le entregaron rápidamente sus pasaportes. El U.S.S. Lexington se dirigió a las Malvinas en diciembre, destruyó las defensas de las islas y las declaró libres de todo gobierno. Más tarde, el encargado de negocios de los Estados Unidos informó a Buenos Aires que su gobierno reconocía la soberanía británica sobre las Malvinas, y en enero de 1833, esta última nación tomó posesión y ha mantenido la propiedad desde entonces. El resentimiento contra el papel desempeñado por los Estados Unidos en la disputa de las Islas Malvinas aún no ha disminuido del todo. Por otra parte, el sentimiento contra Gran Bretaña se ha visto atenuado por el importante mercado que ese país ofrece a los productos argentinos.

El entusiasmo argentino por la Doctrina Monroe se enfrió aún más por el fracaso de los Estados Unidos en impugnar la intervención francesa en la región del Río de la Plata en 1838-40 o la intervención conjunta anglo-francesa en la misma región en 1845-49; fue reemplazado gradualmente por un temor positivo al «Coloso del Norte», principalmente como resultado de la toma de territorio de México por parte de los Estados Unidos y de una serie de intervenciones en el área del Caribe a fines del siglo XIX y principios del XX.

La desconfianza hacia el imperialismo de Estados Unidos fue un factor importante que influyó en el presidente Irigoyen para mantener la neutralidad de Argentina en la Primera Guerra Mundial, incluso después de que Estados Unidos entrara en esa guerra y de que el Senado y la Cámara de Representantes argentinos adoptaran resoluciones a favor de la ruptura de relaciones diplomáticas con Alemania.9 La política de neutralidad de Irigoyen provenía básicamente de sus opiniones personales aislacionistas y nacionalistas, pero su actitud se vio reforzada por una oposición tan violenta al imperialismo de Estados Unidos que «en los asuntos internacionales, Estados Unidos era el principal objeto de su desconfianza».

Argentina frente a Estados Unidos en los asuntos hemisféricos
Las diferencias políticas entre Argentina y Estados Unidos han sido prominentes en la mayoría de las conferencias panamericanas, especialmente en las celebradas desde la Primera Guerra Mundial. Las primeras conferencias -Washington, 1889; Ciudad de México, 1902; Río de Janeiro, 1906; Buenos Aires, 1910- «lograron muy poco de importancia vital».11 Su principal logro fue la mitigación de las molestias comerciales mediante tratados que establecían la regulación internacional de asuntos como patentes, marcas, conocimientos de embarque y precauciones sanitarias. Sin embargo, en la primera conferencia, Argentina, «desempeñando un papel que se ha convertido en tradicional, … impugnó francamente el liderazgo de Washington»,12 y encabezó la oposición a una propuesta de Estados Unidos de crear una unión aduanera hemisférica, ofreciendo como sustituto del lema del Secretario de Estado Elaine, «América para los americanos», el lema no regional más amplio «Que América sea para la humanidad».

Durante la Primera Guerra Mundial se produjo una mejora temporal en la actitud de las naciones latinoamericanas hacia Estados Unidos, pero en los años inmediatos a la posguerra se produjo un pronunciado crecimiento de la «yanifobia». Los delegados latinoamericanos que asistieron a la conferencia de Santiago en 1923 expresaron una vigorosa oposición a la tutela velada de Estados Unidos, a su política de altos aranceles y, especialmente, a su política de intervención en la región del Caribe, hasta el punto de que Argentina pudo aparecer como el campeón de la mayoría frente a Estados Unidos. Cuando Estados Unidos bloqueó un esfuerzo argentino para que el tema de la intervención ocupara un lugar formal en el orden del día de la conferencia de La Habana de 1928, el jefe de la delegación argentina, que también era embajador de esa nación en Estados Unidos, se retiró de la conferencia y renunció a su cargo de embajador.

Un cambio en la política latinoamericana de los Estados Unidos, iniciado durante la administración Hoover y llevado a cabo bajo la política del «Buen Vecino» del Presidente Roosevelt, trajo una notable mejora en el espíritu y los logros de las conferencias panamericanas que se reunieron durante la década de 1930. Sin embargo, en su mayor parte, Argentina y Estados Unidos siguieron actuando con propósitos opuestos. Si bien es cierto que la armonía entre estas dos naciones, así como entre todas las naciones americanas, prevaleció en general en la conferencia de Montevideo de 1933, la armonía entre Argentina y Estados Unidos fue principalmente el resultado del tacto del Secretario de Estado Hull al asumir un papel discreto para la delegación de Estados Unidos y al otorgar el liderazgo de la conferencia al Ministro de Relaciones Exteriores argentino Lamas.

Aunque la conferencia de Buenos Aires de 1936 terminó con los gobiernos latinoamericanos en su conjunto más cordiales hacia Estados Unidos que en cualquier otro momento del medio siglo anterior, y aunque se hicieron algunos progresos hacia la integración y ampliación de las medidas de paz del hemisferio, Argentina «mantuvo su antigua posición a favor de la universalidad y trabajó en contra de la creación de cualquier maquinaria de paz regional», lo que hizo necesario debilitar la redacción original de una propuesta brasileña (apoyada por Estados Unidos) para «continentalizar» la Doctrina Monroe y de una propuesta estadounidense para «panamericanizar» su propia legislación sobre neutralidad.

El logro más significativo de la conferencia de Lima (1938) fue la adopción de una declaración muy matizada que era en gran medida una reafirmación y ampliación del compromiso de solidaridad interamericana enunciado en Buenos Aires, pero que llevaba una cláusula adicional que preveía la consulta interamericana mediante reuniones de los ministros de asuntos exteriores de las 21 naciones en caso de actos «susceptibles de perturbar la paz de América…». En el discurso de apertura de la conferencia, el Ministro de Asuntos Exteriores argentino Cantilo, cuya posición fue apoyada por Bolivia, Paraguay y Uruguay, había afirmado que la solidaridad americana era un hecho incuestionable y que, por tanto, «no necesitamos pactos especiales». Cantilo abandonó inmediatamente la conferencia para realizar una visita a la región de los lagos chilenos, medida que los latinoamericanos «consideraron …como una estudiada afrenta a los Estados Unidos». La aceptación unánime de la Declaración de Lima sólo se logró finalmente mediante el acuerdo de la conferencia de utilizar la redacción contenida en un borrador argentino.

La maquinaria consultiva esbozada en Lima fue invocada inmediatamente después del estallido de la guerra en Europa, y la primera reunión de ministros de asuntos exteriores de las naciones americanas se convocó en Panamá el 23 de septiembre de 1939. El Congreso de los Estados Unidos se encontraba entonces en una sesión especial convocada por el presidente Roosevelt para derogar la disposición de embargo de la Ley de Neutralidad. El principal objetivo de Roosevelt para la conferencia de Panamá era «alinear a las repúblicas en una neutralidad favorable a las democracias aliadas, Gran Bretaña y Francia»,16 una política que se llevó a cabo sustancialmente, pero sólo por encima de las demandas argentinas de que la reunión sólo considerara asuntos «jurídicos y económicos».

Tras la conquista nazi de los Países Bajos y Francia, la segunda reunión de ministros de asuntos exteriores americanos tuvo lugar en La Habana en julio de 1940; se convocó principalmente para establecer un mecanismo que frustrara los posibles intentos nazis de apoderarse de territorios de propiedad europea en el hemisferio occidental, especialmente de las posesiones holandesas y francesas en la zona del Caribe. La subsiguiente Convención de La Habana, que preveía medidas conjuntas para todas las naciones americanas en caso de amenaza de cambio forzoso de la soberanía del territorio europeo en las Américas, fue aceptada por Argentina sólo cuando se hizo evidente que era la única nación opositora.

Fricciones tras la declaración de guerra estadounidense
La entrada de los Estados Unidos en un estado de plena beligerancia tras el ataque japonés a Pearl Harbor exigió una aplicación concreta de las diversas promesas de solidaridad interamericana realizadas en anteriores conferencias panamericanas. En una tercera reunión de ministros de relaciones exteriores americanos celebrada en Río de Janeiro, del 15 al 28 de enero de 1942, se propuso que las naciones americanas que aún no lo hubieran hecho rompieran inmediata y completamente sus relaciones diplomáticas con Alemania, Italia y Japón.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Guinazu, dio una aprobación tentativa, el 21 de enero,18 a un proyecto de resolución sobre la ruptura con el Eje, pero esta acción fue retirada al día siguiente después de que el Presidente interino Castillo declarara en Buenos Aires que Argentina estaba decidida a evitar la participación en la guerra. La conferencia adoptó una resolución diluida, el 23 de enero, que se limitaba a «recomendar» la ruptura de relaciones con el Eje; unos días más tarde, Castillo dijo que Argentina no planeaba dar ningún paso en ese sentido. En el momento de la sesión final de la conferencia, Argentina y Chile eran las únicas naciones americanas que seguían manteniendo relaciones con el Eje, y desde que Chile rompió relaciones el 20 de enero de 1943, Argentina se quedó sola.

Está claro que el sistema de cooperación interamericana ha aumentado su fuerza durante la última década hasta el punto de que el hemisferio occidental está ahora más unido en cuanto a políticas políticas, económicas e incluso militares que en cualquier otro momento del pasado. En consecuencia, donde antes Argentina podía aparecer como portavoz de un bloque de naciones latinoamericanas que temían a Estados Unidos, la posición se ha invertido y «se encuentra hoy en día ampliamente aislada de los demás países del Nuevo Mundo».

Relaciones económicas entre Argentina y Estados Unidos

Las relaciones políticas entre Estados Unidos y Argentina han estado influenciadas a lo largo de los años por la falta de vínculos económicos estrechos entre ambos países y por la posición dominante de Gran Bretaña en el comercio exterior argentino. Ambas condiciones han estado presentes desde los primeros días de la historia de Argentina como Estado independiente.

A lo largo del período colonial, el comercio exterior e intercolonial de Argentina y de otras posesiones españolas en el hemisferio occidental fueron monopolios legales de la madre patria. Otras potencias marítimas estaban ansiosas por participar en este comercio, y durante el siglo XVIII, Buenos Aires se convirtió en un centro de operaciones de contrabando en el que participaron comerciantes británicos, holandeses y portugueses. Los comerciantes estadounidenses no entraron en el comercio ilícito hasta aproximadamente 1800, momento en el que los comerciantes británicos ya estaban bien establecidos.

En 1822, los intereses británicos suministraban aproximadamente el 50% de las importaciones de Argentina y, en noviembre de ese año, los banqueros londinenses suscribieron el primer préstamo semioficial concedido a Argentina. Tres años después, Argentina firmó su primer tratado, un acuerdo comercial con Gran Bretaña. Durante la mayor parte del período transcurrido desde entonces, Gran Bretaña ha seguido siendo no sólo el mayor proveedor de importaciones argentinas, sino también el mejor cliente de las exportaciones argentinas. Las estrechas relaciones comerciales facilitaron más tarde la inversión permanente en Argentina de grandes sumas de capital británico, particularmente en las industrias ferroviaria y frigorífica. Por el contrario, no fue hasta 1857 que Argentina negoció un tratado comercial con Estados Unidos y no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial que se realizaron importantes inversiones en dólares en ese país.

La temprana posición comercial dominante de Gran Bretaña en la Argentina resultó en parte del hecho de que Gran Bretaña se estaba convirtiendo rápidamente en la principal potencia colonial de esa época y mantenía la fuerza naval necesaria para la defensa de su comercio y su imperio. Más tarde, Estados Unidos, al igual que Argentina, era una nación joven y en crecimiento que producía principalmente materias primas e importaba productos manufacturados. Para el momento en que Estados Unidos se convirtió en un importante exportador de productos manufacturados, se enfrentó a la ya establecida posición británica de dominio en el mercado argentino -una posición que se basaba y se sigue basando en una balanza comercial favorable para Argentina en la medida en que Gran Bretaña requiere grandes cantidades de productos agrícolas y pastoriles para fines manufactureros.21 Por otra parte, a medida que los Estados Unidos se industrializaban, continuaban siendo exportadores de los principales productos alimenticios argentinos, o al menos se autoabastecían de ellos, una situación económica que no se repite en las relaciones económicas de los Estados Unidos con ninguna otra nación latinoamericana importante. Esta falta de una sólida base recíproca para el comercio entre Argentina y Estados Unidos es el factor fundamental que impide el desarrollo de estrechos vínculos económicos.

Durante un corto período de años, durante y después de la Primera Guerra Mundial, Argentina recurrió a Estados Unidos para obtener los bienes que no podía conseguir en Europa. El resultado fue desafortunado para las relaciones comerciales entre ambas naciones. Las numerosas empresas de exportación clandestinas que surgieron en la ciudad de Nueva York aceptaban pedidos de cualquier producto, normalmente exigían al comprador el pago por adelantado de dinero en efectivo y enviaban mercancías que «se parecían poco a las muestras con las que habían obtenido los pedidos». Cuando el auge inspirado por la guerra se derrumbó y los precios cayeron, los compradores argentinos se negaron a aceptar la entrega en un mercado a la baja, ante lo cual los comerciantes estadounidenses «los denunciaron en un lenguaje obsceno como piqueros y ladrones… »

La política arancelaria estadounidense y el embargo de la carne
Los obstáculos creados por el hombre, incluyendo la política arancelaria de los Estados Unidos y su embargo contra las importaciones de carne argentina, han jugado un papel importante en la limitación del comercio argentino con los Estados Unidos. El resentimiento argentino contra las políticas arancelarias norteamericanas se remonta a 1867, cuando Estados Unidos cerró su mercado a la lana argentina estableciendo tarifas desfavorables con el argumento de que era más pesada con grasa -al no estar lavada- que la lana australiana. En la medida en que casi toda la estructura económica de Argentina se basa en la exportación de productos agrícolas y pastoriles, éste y los subsiguientes esfuerzos de Estados Unidos por proteger a los agricultores estadounidenses contra la competencia extranjera aumentaron la dificultad normal de establecer relaciones comerciales mutuamente satisfactorias.

En enero de 1927, los Estados Unidos impusieron un embargo sanitario a la carne fresca (refrigerada y congelada) procedente de aquellas partes de Argentina en las que estaba presente la fiebre aftosa. Se impuso una cuarentena similar a las importaciones de carne fresca de otros muchos países. En 1930 el embargo se incorporó formalmente a la ley arancelaria Hawley-Smoot de ese año y se amplió para aplicarse a toda la zona de cualquier país en el que existiera la fiebre aftosa.

El virus no identificado que causa la fiebre aftosa existe en la médula del ganado enfermo; se propaga a través de la eliminación descuidada de restos de carne y huesos. La enfermedad es endémica en forma leve en las regiones ganaderas del norte de Argentina y es quizás la más contagiosa de todas las enfermedades animales. A pesar de las numerosas precauciones, en los últimos 30 años se han producido tres brotes de la enfermedad entre el ganado vacuno en Estados Unidos.

White y Herring consideran que está justificada al menos una cuarentena regional sobre una base anterior a 1930 para prevenir nuevos brotes de la plaga entre los rebaños de Estados Unidos, aunque White también está de acuerdo con Haring cuando éste sostiene que «el dispositivo se ha utilizado también para «proteger» la industria ganadera [de Estados Unidos] contra la competencia extranjera». Haring condena este «mal uso de la normativa sanitaria con fines proteccionistas». White justifica incluso tal procedimiento (pero no al grado actual de prohibición absoluta de las importaciones de carne fresca) sobre la base de que la carne de vacuno de los Estados Unidos no podría competir en el mercado nacional con el producto argentino de mayor calidad y menor precio, con el resultado de que la industria ganadera de los Estados Unidos declinaría hasta un punto en el que la nación dependería de fuentes extranjeras para gran parte de su carne en tiempos de guerra.

Se ha hecho un intento de disminuir la severidad del embargo sanitario, en lo que afecta a Argentina, disponiendo que se vuelva a aplicar sobre una base regional como en 1927. La región de cultivo de ovejas de la Patagonia, en el sur de Argentina, está libre de la fiebre aftosa, y la ratificación de una convención sanitaria firmada por el secretario Hull y el embajador argentino Espil en 1935 permitiría los envíos de cordero fresco de esa zona a los Estados Unidos. Sin embargo, la convención aún no ha sido informada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, principalmente debido a la oposición de los senadores de los estados ganaderos.

Limitaciones argentinas a las exportaciones de Estados Unidos
Una combinación de factores a principios de la década de 1930 llevó a Argentina a adoptar un programa de economía dirigida por el gobierno, lo que resultó en una mayor obstaculización del comercio de Estados Unidos con ese país. A partir de 1929, el impacto inmediato de la depresión mundial fue grave en Argentina porque los precios de sus exportaciones de materias primas disminuyeron más rápidamente que el valor de sus importaciones de manufacturas. Además, el volumen de muchas de las exportaciones agrícolas argentinas a Estados Unidos se vio reducido por las altas tasas arancelarias de la ley Hawley-Smoot. Argentina tuvo una balanza comercial desfavorable en 1930 por primera vez en 30 años, pero como nación deudora necesitaba un gran saldo favorable para cumplir con sus obligaciones externas.

A pesar de la creciente gravedad de la situación interna, el presidente Irigoyen, de 80 años, mostró indiferencia ante los problemas económicos y su gobierno no tomó ninguna medida enérgica para combatir los efectos de la depresión. Irigoyen fue depuesto en una revolución de un día, el 7 de septiembre de 1930, y se instaló una dictadura militar nacionalista encabezada por el general Uriburu. En unas elecciones fraudulentas celebradas en noviembre de 1931, las fuerzas reaccionarias eligieron a su candidato, el general Justo, para ocupar la presidencia durante el periodo 1932-38.

Casi inmediatamente después de asumir el cargo, el gobierno provisional de Uriburu se embarcó en un programa económico nacional, que fue continuado y ampliado por el régimen de Justo. El lema del programa de recuperación de Uriburu era «Compre a los que nos compran», una frase que «había sido acuñada por el embajador británico en Buenos Aires, Malcolm Robertson, y ‘vendida’ a la Sociedad Rural Argentina, la organización oficial de los barones del ganado».25 En octubre de 1931, todas las importaciones se sometieron a un sistema de permisos y las divisas se controlaron rígidamente para evitar que el valor de las importaciones argentinas superara al de las exportaciones.

En 1933, el presidente Justo lanzó un nuevo plan de recuperación que se parecía en algunos aspectos al programa del New Deal en Estados Unidos. A grandes rasgos, el plan preveía la depreciación de la moneda, el control de los precios de los cereales, la restricción de las importaciones mediante el control gubernamental de los tipos de cambio, el aumento de las exportaciones mediante nuevos tratados comerciales y el alivio del desempleo mediante un amplio programa de obras públicas. Si bien este programa trajo consigo cierta recuperación económica, la parte del mismo relacionada con el comercio exterior no mejoró las relaciones con Estados Unidos.

La piedra angular del plan de recuperación y de la política económica exterior de Argentina fue el tratado comercial Roca-Runciman firmado con Gran Bretaña el 2 de mayo de 1933. Fue este tratado, y más tarde una serie de tratados similares con otras naciones, el que implementó plenamente el lema «Compre a los que nos compran». El comercio con cada nación individual fue tratado como una unidad y aquellas naciones que vendían más a Argentina de lo que compraban a ese país fueron penalizadas por medio de (1) tipos de cambio más altos, (2) restricción cuantitativa de las importaciones a Argentina, (3) embargos absolutos sobre bienes específicos. En virtud de los tratados, Argentina estaba obligada a gastar casi toda la suma recibida en pago de sus exportaciones a cualquier país en ese país solamente; de esta manera, Argentina adoptó tempranamente el sistema de saldos bloqueados o «aski marks» que Alemania hizo más tarde conocido en todo el mundo. El resultado inevitable de estos tratados fue la reducción artificial y automática de las exportaciones normales de los Estados Unidos a la Argentina, ya que en años normales el valor de dichas exportaciones superaba el de las importaciones de los Estados Unidos desde la Argentina.

En 1939 los Estados Unidos hicieron un esfuerzo concreto para mejorar la relación comercial con Argentina. En agosto, el Departamento de Estado anunció que, tras cuatro años de discusiones preliminares, Estados Unidos y Argentina negociarían un tratado comercial. A excepción de Japón, que firmó un tratado con Argentina en 1940, Estados Unidos era la única gran potencia comercial sin un acuerdo comercial moderno con Argentina. El anuncio del Departamento de Estado aseguraba «la debida protección a los productores [estadounidenses] y auténticas concesiones a los intereses argentinos», pero las negociaciones fracasaron en enero de 1940 porque ninguno de los dos países quiso modificar su política comercial establecida. Los Estados Unidos insistieron en la cláusula de nación más favorecida; Argentina esperaba obligar a los Estados Unidos a firmar alguna forma de acuerdo comercial bilateral.

Las discusiones exploratorias se reanudaron más tarde en 1940 y se firmó un acuerdo comercial en Buenos Aires el 14 de octubre de 1941. El comercio entre las dos naciones ya había aumentado sustancialmente en valor porque la guerra había restringido el comercio argentino con Europa y Estados Unidos estaba ansioso por adquirir ciertos productos argentinos para sus necesidades de defensa. Aunque las concesiones arancelarias hechas por Estados Unidos eran mucho mayores que las otorgadas por Argentina, el tratado comercial concedía el trato de nación más favorecida a las importaciones procedentes de Estados Unidos. Sin embargo, mientras dure la guerra, «las corrientes comerciales… [estarán] determinadas no tanto por las tasas arancelarias, como por la abrumadora necesidad de los países de ciertos productos básicos escasos, por la disponibilidad de facilidades de transporte y por la capacidad de continuar ciertos tipos de exportaciones».

Cambio en las relaciones económicas durante la guerra actual
El primer año de la guerra en Europa produjo una crisis en las relaciones comerciales de Argentina, ya que los mercados y las fuentes de abastecimiento europeas se cortaron por completo o se redujeron drásticamente. Contrariamente a su política anterior, Argentina se vio obligada a depender cada vez más de los Estados Unidos para las importaciones esenciales. Al mismo tiempo, las exportaciones de Argentina a los Estados Unidos aumentaron sólo ligeramente, con el resultado de que durante los primeros nueve meses de 1940 Argentina tuvo una balanza comercial desfavorable con los Estados Unidos de aproximadamente 31.293.000 dólares, en comparación con sólo 1.633.000 dólares en el período correspondiente de 1939. En septiembre de 1940, Argentina tomó la drástica medida de suspender todas las divisas para las importaciones procedentes de los Estados Unidos, y a partir de entonces liberó divisas para dichas importaciones de forma restringida.

Una marcada mejora en esta situación, que comenzó en los últimos meses de 1940 y continúa hasta el presente, ha resultado en gran medida de las crecientes necesidades de defensa de los Estados Unidos y las Naciones Unidas para las materias primas. Durante los primeros nueve meses de 1941, las exportaciones argentinas a los Estados Unidos aumentaron en valor casi un 126 por ciento por encima de las del período correspondiente de 1940. Al mismo tiempo, las exportaciones de Estados Unidos a Argentina disminuyeron, principalmente porque los fabricantes estadounidenses estaban ocupados en trabajos de guerra o no podían obtener licencias de exportación del gobierno.

Para el año 1942, Argentina tuvo una balanza comercial de exportación total que fue la más alta de cualquier año desde 1937. El valor de las exportaciones aumentó en un 11,5% con respecto a 1941, aunque el volumen de las exportaciones en toneladas continuó la tendencia a la baja de los años inmediatamente anteriores. Por lo que respecta a las importaciones, se produjo un importante descenso en el volumen de las compras de Argentina, pero el aumento de los precios impidió un descenso apreciable en valor. La pérdida de importantes mercados europeos continentales fue compensada en cierta medida por un sorprendente aumento del comercio de Argentina con otros países latinoamericanos y con los neutrales Suecia, Suiza y España.

Estados Unidos fue el principal proveedor de importaciones argentinas, en términos de valor, en 1942, pero durante los primeros 10 meses de 1943 cayó al tercer lugar, detrás de Gran Bretaña y Brasil. Gran Bretaña se llevó el 30,2% de las exportaciones argentinas, y Estados Unidos el 22,9%, durante los primeros 10 meses del año pasado. En los primeros once meses del año, el valor total de las exportaciones argentinas mostró un aumento del 21,7% respecto del período correspondiente de 1942. Por lo tanto, a pesar de algunas escaseces, particularmente de productos manufacturados anteriormente importados, Argentina está disfrutando de un comercio exterior en auge en tiempos de guerra que la ha colocado en una mejor posición económica que en cualquier momento desde 1928.

Si bien las compras de las Naciones Unidas habían creado un auge temporal en Argentina, la rápida industrialización que ha tenido lugar en los países vecinos, fomentada por las condiciones de la guerra y posibilitada con las facilidades de crédito obtenidas a través de las agencias del gobierno de los Estados Unidos, colocará a la economía nacional argentina en una seria desventaja en los años de posguerra. Recomiendan los expertos que Washington deje claro ahora al gobierno de Ramírez que mientras Argentina se niegue a cumplir con su obligación vinculante de defender la libertad de las Américas no se recibirá ningún tipo de ayuda de los Estados Unidos.

Revisor de hechos: Cox, 1944

¿Nos Ayudas a Elegir los Boletines Especializados?

Lawi Profesional anunciará el lanzamiento de "Sumarios Lawi", una nueva serie de boletines especializados en forma de revista que combinan los datos y recursos de Lawi con contenido original y comentarios específicos de la industria o área de práctica. Los boletines, probados con algunos lectores, se ofrecerán al público por primera vez de forma gratuita.

El lanzamiento de los boletines informativos "Sumarios Lawi" es un paso natural para nosotros, ya que continuamos expandiéndonos en más y más materias (sociales, humanas) y mercados. Vemos una gran necesidad de contenido exclusivo y de alto valor adaptado a segmentos de práctica y negocio específicos, y esperamos producir una creciente colección de boletines de nicho en una serie de sectores, disciplinas y mercados.

Los primeros "Sumarios Lawi" incluirán títulos periódicos, como el Sumario Empresarial que se publicará periódicamente y presentará análisis, datos y aspectos jurídicos y sociales sobre las fuerzas que conforman la economía global y la práctica empresarial. Los economistas del personal de Sumarios Lawi proporcionarán un análisis en profundidad de las cifras clave, las tendencias micro y macroeconómicas, y la política pública aplicable, y cómo afectarán a los mercados, las prácticas profesionales y los sectores económicos.

Los boletines se estrenarán con pocos títulos. Rogamos a nuestros lectores que nos indiquen sus preferencias para considerar seriamente su lanzamiento en la primera o segunda etapa. Por ejemplo, estamos analizando los siguientes títulos, en varias etapas:

Acceso a la justicia, Gestión de activos, Banca, Bancarrota, Cannabis, los mercados de capital, Contratos comerciales, Cumplimiento, Criminología, Construcción, Protección del consumidor, Corporativo, Ciberseguridad y privacidad, Empleo, Energía, Derecho ambiental, Fintech, Alimentos y bebidas, Contratos gubernamentales, Salud, Hostelería y turismo, Inmigración, Seguros, Propiedad intelectual, Arbitraje internacional, Comercio Internacional, Ética legal, Industria legal, Aspectos jurídicos de la ciencias de la vida, Historia social, Medios de comunicación y entretenimiento, Fusiones y adquisiciones, Lesiones Personales y Mala Praxis Médica, Capital privado, Responsabilidad del producto, Financiación de proyectos, Política pública, Bienes raíces, Comercio minorista, Comercio electrónico, Relaciones internacionales, Valores mobiliarios, Deportes y apuestas, Impuestos, Tecnología, Telecomunicaciones, Transporte, Juicios, y Delitos de cuello blanco.

Puedes expresar tus preferencias por uno o varios títulos en la zona de comentarios de abajo. Si nos escribes las razones de tu elección podremos analizar mejor las preferencias de los lectores y ajustar de forma más razonada la selección.

Acuerdo con Colegio de Abogados

Hemos firmado un acuerdo con el Colegio de Abogados de La Rioja (España) para proveer de contenido a sus abogados, individualmente y en la propia sede del Colegio de Abogados. Si consideras que puede interesar a tu colegio profesional en la Argentina tener un acuerdo con Lawi, ¿puedes, por favor, pedirles que se pongan en contacto con nosotros?

Una Queja es un Regalo

Esta plataforma de derecho argentino y otros tiene cientos de miles de entradas, y repasamos periódicamente las más populares. Por favor, si consideras que existe algún error o desactualización en las definiciones, o que falta claridad o contenido suficiente, ¿podrías quejarse en la parte de comentarios que está abajo en cada entrada?. Revisaremos cada queja sin dilación.

Por supuesto, si quieres dejar cualquiera otra observación o recomendar la definición a un conocido, te lo agradeceremos enormemente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.