Jorge Alejandro Yussuf Khalil

Jorge Alejandro «Yussuf» Khalil en Argentina

[aioseo_breadcrumbs]

De acuerdo con la Denuncia de Alberto Nisman de 13 de enero del 2015:

Jorge Alejandro “Yussuf' Khalil es el referente más importante de las autoridades del régimen iraní en Argentina. En ese carácter ha sido el nexo central en la vinculación entre autoridades iraníes y argentinas en el marco del accionar delictivo aquí denunciado. De hecho, en todo aquello
relacionado con el plan de encubrimiento, Khalil ha contado con mucho más peso específico que los diplomáticos persas aquí apostados. Es decir, Jorge “Yussuf' Khalil responde al régimen y ha actuado en todo momento conforme las directivas de Teherán. Ha sido la voz y los oídos de Irán en Argentina, ha transmitido los mensajes de sus autoridades y ha defendido los intereses iraníes ante los operadores locales y, al mismo tiempo, ha retransmitido las inquietudes y demandas de las autoridades argentinas a sus superiores en Irán.

Khalil siempre fue consciente de su posición y la explicó manifestando: “yo soy orgánico le dije…a mí me dieron la orden de allá, no tengo que mover un dedo…no muevo un dedo” en alusión a que obedece enteramente a las indicaciones y directivas que recibe de Teherán (Comunicación del 6/6/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013- 06-06-092046-14, CD 48). Khalil es visto en la comunidad como “…el interlocutor ante la Embajada…” y así lo describió él mismo (Comunicación del 14/02/2013, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009- 2013-02-14-164341-10, CD 284). En otra ocasión se definió como el nexo entre argentinos y la Embajada de Irán, al aclarar: “yo no estoy operando para ellos, yo estoy operando para los nuestros, para lo que es la embajada…ellos me mandaron a hacer una cosa, yo como soy el nexo…”, en clara referencia a Irán (Comunicación del 18/11/2012, abonado 11-3315- 6908, Archivo B-1009-2012-11 -18-100116-6, CD 196).

Por si queda alguna duda sobre la importancia de Khalil como referente y nexo local para Teherán, en especial para este plan de impunidad, él mismo demostró su manejo y aclaró que no le importaba lo que dijera el entonces Encargado de Negocios de Irán en Argentina, máxima autoridad diplomática iraní en el país, Ali Pakdaman. En sus palabras: “…me chupa un huevo Pakdaman…” (Comunicación del 12/08/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-l009-2013-08-12-120458- 26, CD 115).

Sin embargo, cabe aclarar que Khalil varía notablemente su modo de acoplarse a la actividad diplomática iraní de acuerdo al tema que esté tratándose, comportándose por momentos sumiso y en ocasiones desafiante y autónomo, lo que demuestra el significativo grado de independencia de sus canales de contacto y, fundamentalmente, de su respaldo en Teherán.

Entre otros, se apoya en Mohsen Baharvand, antiguo Encargado de Negocios iraní en Argentina y actualmente encumbrado funcionario de la cancillería persa. Al respecto, ha dicho: “Baha sabe cómo me muevo y todo…qué lugares frecuento, él sabe todo, yo le cuento, le conté todo a él siempre”, en contraposición con la postura que asumió con uno de sus sucesores, Ali Pakdaman, sobre quien expresó: “…yo no se lo voy a decir al Safir, porque el Safir va y lo vende…” (Comunicación del 4/11/12, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2012-11-04-130024-6, CD 182).

A días de firmarse el acuerdo con Irán, Pakdaman lo convocó para decirle: “…usted tiene que ir a Irán porque Baharvand le quiere informar cómo van las cosas, cómo van a seguir…y aparte el sheik [por Mohsen Rabbani] va a decir delante de todos que todos lo sigan a usted…”, lo que demuestra tanto su estrecha vinculación con la diplomacia iraní como -fundamentalmente- la confianza y cercanía con el imputado Mohsen Rabbani (Comunicación del 14/02/2013, abonado 1 1-3315-6908, Archivo B-1009-2013-02-14-164341 -10, CD 284).

Pero más allá de ciertas tensiones, queda claro que Khalil es autónomo y con poder propio respecto de la diplomacia formal iraní, a la cual elude según sus instrucciones, “….yo lo puenteé porque a mí me dijeron que yo tengo que hacer las cosas y bueno…las hago. Aparte hablé con el jefe de él, si tiene algún problema que se lo diga al jefe de éT (Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-05-20-133130-8, CD31)
Tampoco resulta ocioso agregar que el actual Encargado de Negocios iraní en Argentina consiguió su cargo gracias a la gestión y venia del propio Khalil, quién lo confesó expresando: “…el embajador quedó muy contento, es un embajador que eh…yo lo veo muy potable de todos los
embajadores que vinieron, yo con el que mejor trabajo es éste…es un embajador que elegí. Cuando a mí me preguntaron ¿fulano, mengano o zutano? Dije fulano y yo se lo dije a este embajador ¿usted sabe que le puse yo el dedo a usted? Me dice si, si, si, yo le quiero agradecer porque habló por mí, que esto que lo otro. Porque el jefe de él, era íntimo amigo mío, es íntimo amigo mío y la verdad que es el que está llevando las negociaciones con argentina” (Comunicación del 29/11/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-11 -29-131946-2, CD 224).
A mayor abundamiento, Jorge “Yussuf' Khalil considera al actual Encargado de Negocios de Irán en Argentina, un “amigo” (Comunicación del 4/7/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-07-04-004323-8, CD 76), lo que se evidencia en ciertos gestos, por ejemplo, que el diplomático le ha prestado su automóvil para que viaje a la provincia de La Pampa (Comunicación del 24/1/14, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2014-01 -24-184418-16, CD 280).

Otro rasgo de importancia para entender el peso de Khalil en este plan criminal, gira en torno a su vinculación con el acusado Mohsen Rabbani, con quien se comunica telefónicamente y por correo electrónico en forma asidua y con quien se ha venido relacionando desde la época del atentado contra la AMIA: “…te estoy hablando del 93, del 94, cuando explotó la bomba…” (Comunicación del 6/6/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-06-092046-14, CD 48). Khalil sigue recibiendo órdenes del iraní y transmitiéndole periódicamente las novedades de la causa AMIA.
Nótese en la siguiente conversación la absoluta fidelidad de Khalil respecto de Rabbani. El 27 de febrero de 2013, Jorge “Yussuf' Khalil, en ocasión del tratamiento parlamentario del Memorando de Entendimiento, habló con Rabbani y expresó:

Khalil: Están en el Congreso, están….están tratando el tema a ver si Ud. va preso, no va preso, y lo que menos nos va a dar bola [ininteligible] va a ser hoy…
Rabbani: Defendernos [ininteligible] Khalil:…lo vamos a defender nosotros, en el congreso, adentro de la cárcel, afuera, en todos lados si Dios quiere, porque nosotros somos los mismo, usted y la comunidad ésta, es lo mismo…si acusan a un iraní, si acusan a un iraní van a tener que acusar a toda la comunidad islámica del país, así de corta se lo digo.
Rabbani: ¿qué pasó ahora? ¿Está muy caliente el asunto ese, no?
Khalil: Uh, sí está muy caliente, está muy caliente, pero demasiado…yo le estoy mandando los mails, ¿no le llegaron las noticias?
Rabbani: Si, si, Yussef gracias.
Khalil: Le estoy mandando todos los días, de todos los diarios. (Comunicación del 27/2/13, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2013- 02-27-125331-24, CD 297).

Existen varios ejemplos de estas comunicaciones entre Khalil y Rabbani, que permiten acreditar fundadamente que Khalil se ha ocupado denodadamente en mantener informado al imputado Mohsen Rabbani de cada aspecto vinculado a su situación procesal, a la causa AMIA en general, al acercamiento de Teherán con Buenos Aires y, naturalmente, al Memorando de Entendimiento, vía para la impunidad del nombrado Rabbani (Comunicación del 27/2/13, abonado 11-3315-6908, Archivo B- 1009-2013-02-27-125331-24, CD 297; Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20-114842-2, CD 31; Comunicación del 28/5/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013- 05-28-155549-2, CD 39; Comunicación del 24/11/13, abonado 11-3238- 4699, Archivo B-1009-2013-11-24-103813-4, CD 219 y Comunciación del 4/2/14, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2014-02-04-093431-30, CD 291).

Es decir, Khalil le ha reportado directa y continuamente a Mohsen Rabbani, imputado judicialmente por el atentado terrorista contra la AMIA, con pedido de captura nacional e internacional y notificación roja de Interpol vigentes, y beneficiario directo de la maniobra de encubrimiento aquí denunciada.

Asimismo, le ha enviado todo tipo de información de su interés y, además, le he hecho saber los datos -públicos y secretos- que recabó de sus fuentes locales, ya sea que provengan de operadores con llegada al despacho presidencial, como el caso del Diputado Larroque; de actores relevantes que responden a los servicios de inteligencia locales como ocurre con “Alian” e Yrimia; y/o de históricos aliados locales de Teherán, como son D'Elía y Esteche.

Ejemplo de ello, el 20 de mayo de 2013, luego de la reunión que mantuvo Luis D'Elía con Julio De Vido sobre los deseados negocios con Irán, Khalil inmediatamente llamó a Mohsen Rabbani para informarle lo ocurrido:
Khalil:…hoy terminamos lina reunión con el Ministro de Planificación De Vido, en donde él está dispuesto a mandar a las máximas autoridades de YPF para arreglar con la República Islámica y la transacción puede ser a través de granos y a través de otras cosas…bueno es cuestión de verlo. Rabbani: Mandamepara que evalúe.
Khalil:…yo le mando un mail, bien serio, de cómo fue la conversación y usted evalúa.
Rabbani: entonces ¿entiende que es seguro las operaciones?
Khalil: Seguro, seguro….si, sí, todo es sobre seguro, Agha, quédese tranquilo que estamos trabajando bien.
(Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-05-20-114842-2, CD31).
Como se dijo anteriormente, mientras la justicia nacional acusa fundadamente a ciertos iraníes de haber decidido, planificado y ejecutado el atentado terrorista contra la sede de la AMIA en el corazón de la capital, uno de esos imputados, Mohsen Rabbani, negocia con autoridades de nuestro país, a través de intermediarios y canales ocultos, intercambios comerciales de granos y de armamento.
Corresponde agregar que no solamente lo ha mantenido informado, cumpliendo con las indicaciones directas de Rabbani, sino que existen pruebas que demuestran que ha procurado transmitirle tranquilidad en distintas fases del avance del encubrimiento, como por ejemplo, al aseverar: “…va a salir todo bien, quédese tranquilo que todo va a salir bien…” (Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B- 1009-2013-05-20-114842-2, CD 31). Así, le ha llevado tranquilidad a uno de los imputados por el atentado: “…Sheik, quédese tranquilo que yo hoy a la noche, cuando llego a mi casa, le mando un informe de todo todo lo que estoy haciendo…”, demostrando -una vez más- su subordinación a Mohsen Rabbani (Comunicación del 20/01/2014, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2014-01-20-160302-28, CD 276).

La confianza de Rabbani en Khalil se demostró también, por ejemplo, cuando, luego de una discusión entre ambos y ante el ofuscamiento de Khalil, Rabbani se disculpó diciéndole: “lo maltrato a usted en la confianza porque usted es responsable de todo” (Comunicación del 13/2/13, abonado 11-3315-6908, Archivo B-l 009-2013-02-13-184206- 28, CD 283 y del Comunicación del 14/2/13, abonado 11-3315-6908, Archivo B-l 009-2013-02-14-164341-10, CD 284). O cuando Rabbani le dijo: “…no mezcle más las cosas. Usted trabaja conmigo…”
(Comunicación del 24/11/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-11-24-103813-4, CD 219) y cuando determinó “…dígale que coordinó conmigo el viaje…” (Comunciación del 4/2/14, abonado 11-3238- 4699, Archivo B-l009-2014-02-04-093431-30, CD 291).

Además, estos contactos demuestran acabadamente que Mohsen Rabbani, desde Irán, sigue decidiendo y operando en el máximo nivel para el régimen de Teherán, a través de referentes de su máxima confianza, como es el caso de Jorge “Yussuf' Khalil, quien recibe financiamiento enviado por Rabbani para sustentar la estructura que el encausado supo construir en territorio argentino durante la década que precedió al atentado contra la sede de la AMIA y que continua sosteniendo hasta la fecha con la asistencia de su entorno (Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-l009-2013-05-20-114842-2, CD 31, Comunicación del 28/5/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013- 05-28-155549-2, CD 39; Comunicación del 19/01/2014, abonado 11-3238-
4699, Archivo B-1009-2014-01-19-002737-2, CD 275; Comunicación del 20/01/2014, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2014-01-20-160302- 28, CD 276; Comunicación del 4/2/14, abonado 11-3238-4699, Archivo B- 1009-2014-02-04-093431 -30, CD 291).

La de Jorge Khalil en las tratativas, contactos y comunicaciones que viabilizaron el plan de encubrimiento, está reconocida por el mismo, cuando sostuvo a sólo cinco días de la firma del memorándum: “…fijóte con quién se está arreglando el gobierno”, en alusión al acercamiento entre Argentina e Irán, y agregó: “…estoy en esa maniobra…” (Comunicación del 3/2/2013, abonado 1 1-3315-6908, Archivo B-l009-2013-02-03-141619-26, CD 273). Todo lo expuesto corrobora que en las citadas tratativas, Khalil ha participado, representando y operando por Mohsen Rabbani, pero -fundamentalmente- como referente del régimen de Teherán.

Por otra parte, Jorge Khalil ha tenido una clave en el armado de la pista falsa para desviar la investigación judicial del caso AMIA y desvincular definitivamente a los imputados iraníes. En ese sentido, fue quien se mantuvo en contacto telefónico constante con “Alian”, agente de la Secretaría de Inteligencia encargado de elaborar la nueva hipótesis. Y mucho antes de firmarse el acuerdo, Khalil ya trabajaba en el tema, junto con Fernando Esteche, quien también aportó ideas para fabricar la versión alternativa que explique el atentado. En los últimos meses del año 2012, Esteche había sugerido la incorporación al plan del ex fiscal designado para actuar en la causa AMIA, Héctor Yrimia, con quien – siguiendo esta recomendación- se empezó a reunir Jorge Khalil en noviembre de 2012. Sumar a Yrimia tuvo por fin que la versión construida resulte verosímil y permita con mayor efectividad el deslinde de los iraníes.

Sabía perfectamente, para ello había trabajado, que vendría “otra hipótesis, con otras pruebas ”, que se pretendía descolocar al suscripto y ridiculizar a la actual investigación del caso usando pruebas desconocidas para el expediente judicial; y que la “Comisión de la Verdad” no había sido creada para investigar, sino que estaba destinada -justamente- a desvincular a los iraníes:“…alguien va a salir…con la cara manchada de acá…Obvio, eso ya está arreglado… ¿Cómo va a ser para el lado nuestro, boludo? Si nosotros estamos sentados en la mesa…” (Comunicación del 27/1/2013, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2013-01-27-113208-14, CD 266; y Comunicación del 01/06/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-06-01-224726-18, CD 43).

De hecho, una parte importante de las pruebas que aquí se aportan y que han permitido descubrir y denunciar esta maniobra criminal, son las comunicaciones telefónicas mantenidas por Jorge “Yussuf' Khalil e intervenidas judicialmente en la causa AMIA. Esto significa que, la participación y conocimiento que de los hechos ha tenido Khalil no solo fundan la imputación en su contra, sino que también han permitido al suscripto obtener la información suficiente como para revelar y comprobar el plan de impunidad ejecutado.

Resumiendo. Jorge “Yussuf' Khalil ha sido una pieza de importancia fundamental en la ejecución del plan criminal de encubrimiento pergeñado por las más altas autoridades del gobierno argentino. Se trata del referente político local del gobierno de Irán, completamente consustanciado con las ideas y la política del régimen. Militante a tiempo completo de los intereses persas ha sido el clandestino interlocutor iraní en Buenos Aires para cumplir con el iter criminis de la impunidad. Al no tener una función oficial, su figura ha encajado a la perfección en esa tarea, oficiando de canal de comunicación para recibir y entregar los mensajes secretos y clandestinos que se enviaron encubridores y encubiertos.

Por lo demás, motorizó la finalidad mediata del encubrimiento, esto es, el intercambio comercial a nivel estatal entre Argentina e Irán. En esa línea tendió numerosos puentes entre agentes gubernamentales y operadores iraníes, el más importante de los cuales puede resumirse en el interés de intercambiar “petróleo por granos” comunicado por parte del Ministro Julio De Vido, en cumplimiento de órdenes emanadas de Cristina Fernández.
Asimismo y como ya se señaló, participó del armado de la hipótesis alternativa y su aporte resultó fundamental en la buena marcha del plan de encubrimiento.

e) «Alian ”, miembro de la Secretaría de Inteligencia. respecto de quien hay fuertes indicios que su nombre verdadero sería Ramón Alian Héctor Bogado.
En la ejecución del plan criminal, la persona identificada como “Alian” cumplió un rol imprescindible. En su condición de funcionario de la Secretaría de Inteligencia, con llegada directa al entorno presidencial, ha sido un actor clave en la interacción entre las altas figuras gubernamentales involucradas en los hechos. Es decir, ha sido especialmente seleccionado para instrumentar, materializar y llevar adelante los designios criminales de la Sra. Presidente y del Sr. Canciller.
En primer lugar, corresponde dejar aclarado que “Alian” podría tratarse del Sr. Ramón Alian Héctor Bogado. Sin haberse realizado medidas probatorias intrusivas que permitan develar esta cuestión, por considerar que las mismas corresponden a las autoridades judiciales que intervengan en la denuncia que aquí se radica, se pudo obtener la siguiente información:

2) En la red social “Sónico” fue posible hallar una titularidad de cuenta que coincide con el encabezamiento de la dirección de mail “allanbogad”, igual a la que envió “Alian” a Khalil (se adjuntan impresiones correspondientes a la cuenta “allanbogad” en red social “Sónico”).

3) De una comunicación telefónica surge que “Alian” sería oriundo de la Provincia de Misiones. En efecto, en referencia al Senador Nacional por Misiones, Juan Manuel Irrazábal, Khalil le dijo a “Alian”: “te vas a llevar bien con él porque es de tu provincia” (Comunicación del 5/12/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-12-05-192539-18, CD 230).

4) En publicaciones necrológicas de un periódico de la Provincia de Misiones, que comunica el deceso de “Alian Héctor Bogado” -quien falleciera, según los datos obtenidos, a los 78 años de edad-, se identifican a varios de sus familiares y allegados. Su nombre, casi homónimo de la persona de interés en esta pesquisa, permite presumir -a priori- cierta vinculación familiar entre ambos, reforzando la hipótesis que el contacto de Khalil, “Alian” de Misiones, podría ser “Ramón Héctor Alian Bogado” (se adjuntan impresiones de los avisos necrológicos del diario “El Territorio” publicados en 29 y 30 de agosto de 2013).

5) En el mismo periódico misionero se observan fotografías que ilustran a un hombre de mediana edad, a quien se identifica como “Alian Bogado”. En la fotografía se encuentra acompañado de otras personas, cuyos nombres coinciden con algunos de los contactos de la cuenta “allanbogad” de la red social “Sónico” y con varios de los deudos del fallecido “Alian Héctor Bogado” (“Mirando el río”, El Territorio, versión digital, del 6/02/2006).
En base a todos estos indicios es dable sospechar que “Ramón Alian Héctor Bogado” podría ser la identidad del contacto de Khalil nombrado en las comunicaciones telefónicas como “Alian”, sin perjuicio de lo cual, naturalmente, se trata de una circunstancia más a ser corroborada por el magistrado interviniente en el marco de los hechos aquí denunciados.

Más allá de la correcta identificación de este sujeto, lo cierto es que se trata de un miembro de la Secretaría de Inteligencia que se ha pronunciado y ha actuado, en reiteradas ocasiones, a favor de intereses extranjeros en detrimento de los nacionales. Que ha transmitido informaciones secretas y protegidas por la ley de inteligencia a agentes de una potencia extranjera. Que ha trabajado y negociado la impunidad de los prófugos de la causa AMIA. En ese rol no hesitó en transmitir información sensible y clasificada a la contraparte iraní. Tampoco dudó en contribuir al armado de una “pista falsa” con pruebas falsas ni en conspirar contra las autoridades judiciales a cargo de la investigación y, menos aún, en utilizar
los resortes del estado nacional para establecer buenas relaciones con la comunidad iraní, articularle favores y allanar cualquier obstáculo que surgiera durante la ejecución del plan de encubrimiento. El hecho de que lo haya efectuado cumpliendo órdenes superiores en nada lo exculpa.

Profundizando lo afirmado, en primer lugar corresponde hacer notar que los elementos colectados indican que “Alian” trabaja para la Secretaría de Inteligencia. Su pertenencia a dicho organismo queda fuera de discusión por su propia confesión y por la información que maneja. Préstese atención a la siguiente conversación entre “Alian” y Khalil, mantenida el 2 de junio de 2013.

Khalil: Dos cositas… ¿cómo ves el cambio que hubo en el gobierno? La ida de la mujer2′.
“Alian”: No hubo cambios.
Khalil: ¿Cómo no? ¿No sacaron a los ministros?
“Alian” Pero hubo cambio de nombres, no de situación.
Khalil: No, no, pero el cambio de nombre, especialmente el de la mina, ¿cómo lo ves?
“Alian”: Y…para nosotros, adentro….donde yo trabajo es complicado. Para ellos, donde están, es lo mismo, el que estaba /aburando era el Loco…
Khalil: “ah ok….mañana quiero una charla con vos en algún momento “Alian”: sí, sí. Yo te lo digo claro, el Director de Interior nuestro estaba porque es el novio de la hija de la señora que se fue…
Khalil: Si, ¿pero vos crees que la sacaron a la que se fue? Te pregunto eso concretamente…
“AlianAh, porque ahora viene todo un tema interno. Ella estaba con su amigo Milán i, que tiene una inteligencia paralela… eh….
(Comunicación del 2/6/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-06-02-221245-20, CD 44).

En otra oportunidad, “Alian” dijo: “…Tengo un chisme…me dijeron ahí en ‘la casa'…Interpol va a levantar el pedido de captura de los amigos…Lo va a levantar ahora… ”, aludiendo a la Secretaría de Inteligencia como “la casa” (Conversación del 25/2/13, abonado 11-3315- 6908, Archivo B-1009-2013-02-25-151137-12, CD 295).

Y sus propios interlocutores se encuentran en conocimiento de que cumple funciones en el organismo de inteligencia nacional. Por ejemplo, Esteche señaló: “…Alian” lo podría resolver, si es un interés, si es un interés de inteligencia… ” (Comunicación del 18/12/2012, abonado 11- 3315-6908, Archivo B-1009-2012-12-18-183332-8, CD 226) y Khalil expresó: “…le fueron a hacer ‘rancho' a ese «Alian” y a toda esa banda…nada, fueron a protestar ahí a 25 de Mayo24… ” (Comunicación del 17/7/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-07-17-134828-28, CD 89) y se refirió a “Alian” como “el Jefe de la SIDE”, destacando que éste le había mencionado “una interna fuerte entre ellos”, entendiéndose por ese “ellos” a los servicios de inteligencia (Comunicaciones del 1/06/2013, abonado 11-3964-0799, Archivo 224753, CD 0086; Archivo 61.30373.20130601.22551 1, CD 0086).

Sumado a este significativo conjunto de indicios, el mismo “Alian” mencionó viajar a la zona de Triple Frontera en la etapa culmine de las negociaciones con Irán, circunstancia por demás llamativa, que no cabe soslayar en este análisis (Comunicación del 22/11/2012, abonado 11-3315- 6908, Archivo B-1009-2012-11 -22-121757-24, CD 200).
Por otra parte, se han registrado referencias que indican que el Dr. Héctor Yrimia responde al mismo sector de la Secretaría de Inteligencia que “Alian”, quien lo describe así: “…Yrimia…es empleado mío ese…” (Comunicación del 7/10/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-10-07-141519-20, CD 171).

Además posee estrecha vinculación con la agrupación oficialista “La Cámpora”, la cual se vislumbra en distintas piezas probatorias. Por ejemplo, la conversación que mantuvo con Khalil en la que sostuvo: “…me vinieron a ver los pibes de La Cámpora….quieren pegarse un acercamiento con ustedes” (Comunicación del 6/2/2013, abonado 11- 3315-6908, Archivo B-1009-2013-02-06-203822-26, CD 276). En otra oportunidad, más precisamente el 24 de mayo de 2013, vísperas de una marcha por el aniversario de la Revolución de Mayo, explicó: “…yo tengo que organizar que la columna de La Cámpora llegue bien adelante, así que a las 11 nos juntamos en la central, que es Piedras y Chile. De ahí los saco y nos metemos todos ahí adentro con los pendejos, una vez que termine, me voy…'''' (Comunicación del 24/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B- 1009-2013-05-24-175330-20.txt, CD 35).

También pertenece al más íntimo entorno presidencial. Al respecto, cabe recordar cuando Fernando Esteche le sugirió a Khalil que exija algunos gestos del gobierno, que involucren personalmente a la Dra. Fernández, para lo que aclaró: “…que la Presidenta vaya…eso es más fácil para Alian…”, dejando entrever nuevamente el acceso estratégico de “Alian” al entorno de la Dra. Fernández (Comunicación del 18/12/2012, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2012-12-18-183332-8, CD 226).

Prueba de la cercanía de “Alian” al entorno presidencial es la información que éste maneja. El 24 de mayo de 2013 le manifestó a Khalil: “Te cuento la doctora está con gripe y está con una fiebre de la puta madre. Así que está con un quilombo de la puta madre, a ver si mañana arranca para hablar….si va a hablar, va a hablar de última….después de las cuatro o cinco” (Comunicación del 24/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-24-175330-20.txt, CD 35).

El 7 de octubre de 2013, Khalil y “Alian” hablaron de la salud de la Sra. Presidente.
“Alian”: y…tiene un coágulo viste, casi seguro que la operan…Ella se da cuenta el sábado cuando empezó a hacer gimnasia.

Khalil: ¿se iba para un costado?
“Alian”: le empezó a pie… ¿viste cuando se te duerme la mano?…que te da picazón. ¡Ypensaron que era del corazón y salieron cagando! Bueno, de allí le hacen todo un estudio dentro de, del sistema médico de la quinta, le meten el anticoagulante, que eso es muy bueno, eso no siguió el daño, ¿entendés?
Khalil: Ahora parece que la están llevando, ahora en estos momentos, la están llevando a…en la Favaloro, ¿no?
“Alian”: Ya está internada hace una hora y media.

(Comunicación del 7/10/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-10-07-141519-20, CD 171).
Efectivamente, según la información que se comunicó a la prensa, en el parte oficial rubricado por la Unidad Médica Presidencial y difundido por el Secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, la Dra. Fernández había concurrido a la Fundación Favaloro para realizarse un estudio cardiovascular por una arritmia, con un cuadro de cefalea. Scoccimarro dijo que la Sra. Presidente había sufrido un traumatismo de cráneo el 12 de agosto que no había presentado hasta el momento ningún síntoma (“Silencio y misterio alrededor del golpe que sufrió Cristina Fernández”, Perfil, 7/10/2013; “El misterio de un golpe del que no se informó”, La Nación, 07/10/2013).

Como puede advertirse, ni de la información oficial, ni de la información obtenida y circulada por los medios periodísticos hasta ese lunes 7 de octubre de 2013, se desprende el grado de detalle que “Alian” tenía sobre la salud de la Sra. Presidente, de las circunstancias en que el cuadro clínico fue detectado, de su sintomatología inicial y del tratamiento médico que recibió Cristina Fernández antes de ser trasladada al sanatorio.

Es decir, “Alian” poseía información privilegiada y verídica de la salud de la primera mandataria, que en ese momento no era pública. Y la poseía en detalle, además de actualizada. Es decir, como se dijo y se probó, pertenece al entorno más cercano a la presidente.

Esta pertenencia es lógica si se analiza su actuación en el plan criminal. De lo contrario, nunca se le hubiera encargado una tarea en extremo sensible: ejecutar una acción delictiva por directa orden de la Sra. Presidente.
En efecto, su accionar abarcó varios aspectos del plan de encubrimiento. En primer lugar actuó como nexo entre las autoridades del gobierno nacional involucradas en el plan de encubrimiento y los canales paralelos de comunicación.
En ese sentido, no sorprende que sea “Alian” quien, apenas suscripto el tratado con Irán, se haya comunicado con Jorge “Yussuf' Khalil para pedirle que le transmita a Luis D'Elía un mensaje directo de Cristina Fernández: Que no hable por 10 días.

“Alian”:…lo que le tenes que decir al negro….que esté tranquilo, por diez días no comentes nada.
Khalil: Ahora lo llamo
(Comunicación del 28/01/13, abonado 11-315-6908, Archivo B-1009-2013-
Inmediatamente, Khalil se comunicó con Luis D'Elía y le pasó el mensaje.
Khalil: Escúchame eh…por las dudas que te llamen hoy los medios o alguno, tené perfil bajo, por 10 días por lo menos.
D'Elía: Bueno.
Khalil: Yo sé por qué te lo digo…
D'Elía: Bárbaro….me dijo Parrilli recién también.

(Comunicación del 28/01/2013, abonado 1 1-3315-6908, Archivo B-1009- 2013-01-28-135905-20, CD 267)

El pedido en sí mismo no es importante. Sí lo es la comprobación de que “Alian” cumple órdenes directamente emanadas de la Presidente. Esto se evidencia por el hecho de pedir exactamente lo mismo que el exSecretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, pero por otros canales. Es decir, la orden fue: Que D'Elía no hable. La transmiten tanto Parrilli como “Alian”. El hecho de comunicar idénticas directivas estratégicas revela una misma fuente que, aquí todo indica, se trata de la Dra. Fernández, lo que no hace más que corroborar la posición de “Alian” en el entorno presidencial.

En otra comunicación con Jorge “Yussuf” Khalil, del 6 de febrero de 2013, en relación a la entonces reciente firma del Memorando de Entendimiento, “Alian” dijo: “…estamos muy bien y hay que laburar tranquilos…tenemos que hacer un trabajo de acá a 10 años, ¿me entendés? Que en un año y medio tengamos las buenas noticias, pero acá hay que hacer un trabajo para mucho tiempo”.

Khalil: Seguilo de cerca eso, eh?
“Alian”: Si, pero tranquilo, está cerrado muy arriba, quedate tranca.
Khalil: Si, si….seguilo igual…yo sé por qué te lo digo….porque yo escucho del otro lado también, vos escuchas de un lado, yo escucho del otro ” “Alian”: hh bueno, pero acá, una vez que salga la ley,… no podemos, podemos volver
Khalil: No, no, seguro, si allá está todo bien, pero lo que pasa….después te cuento cuando nos veamos….porque me mandaron un par de cosas que no me cerraron, entonces después te cuento.
(Comunicación del 6/2/2013, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009- 2013-02-06-203822-26, CD 276).
Asimismo, corresponde dejar asentado que la relación entre “Alian” y Khalil se ha ido fortaleciendo. Para congraciarse con la parte iraní, “Alian” le ha ido abriendo puertas de importantes oficinas del gobierno. En ese tren de “favores” a los iraníes, le consiguió a Khalil una reunión con Ricardo Echegaray, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por un tema relacionado a unos seguros de caución. De hecho, cuando Khalil le pidió a “Alian” este contacto, aquel le respondió: “…no hay problema…te venís conmigo…” (Comunicación del 13/06/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-13-213124- 24, CD 55).

También Khalil le ha pedido favores para sus contactos en la Aduana (Comunicación del 24/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-24-175330-20.txt, CD 35). De hecho, en otra oportunidad, “Alian” se comprometió a conseguirle cargos en la Dirección Nacional de Aduanas y en el Ministerio de Interior y Transporte para gente de la comunidad chiita, “…tiene que haber cambios en transporte y aduana y ahí van a tratar de meter…diez tipos en cada lado” (Comunicaciones del 4/7/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-07-04-112603-6.txt, CD 76 y del 7/7/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-07-07- 152130-22, CD 79).

Estos episodios indican que existió una orden, desde lo más alto del poder, que había autorizado determinado accesos, contactos y facilidades a los referentes de Irán en Argentina, dentro del contexto mucho más amplio que significó el plan de impunidad. “Alian” ha sido un actor central en este “abrir puertas” a los contactos locales de los imputados prófugos. Una prueba más de la cercanía entre quienes llevaron adelante la maniobra encubridora.
Además, cuando se firmó finalmente el acuerdo, “Alian” le dijo a Khalil: “…Tranquilo, ya ganamos, es decir, ganamos una partida, yo te dije, vos no me tenías fe…”, identificándose a sí mismo y a su interlocutor, como integrantes de una misma parte del acuerdo, como partícipes de un mismo interés que, hoy ya se sabe, era más que eso, era un plan delictivo para brindar impunidad (Comunicación del 28/01/13, abonado 11-315-6908, Archivo B-1009-2013-01-28-135732-18.wav, CD 267).
El alineamiento con los acusados iraníes también se trasluce en sus propias palabras, dado que hasta ha llegado a calificarlos de “amigos” (Comunicación del 25/2/13, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2013- 02-25-151137-12, CD 295).

“Alian”, en incontables oportunidades documentadas, le ha proporcionado a un operador del régimen iraní como Jorge Khalil, que tiene directa y fluida relación con el imputado Mohsen Rabbani, información política del gobierno de Cristina Fernández que no es pública. Esto también revela el enorme grado de confianza que “Alian” ha depositado en Jorge Khalil.

En una ocasión, Khalil solicitó que le chequee ciertas , por ejemplo, le dijo: “…tengo una reunión con una persona…que dice ser amigo y, la verdad, necesito chequear algunas cosas…'''' (Comunicación del 22/11/2012, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2012-11-22-121757-24, CD 200). Este tipo de pedidos constituyen nuevas comprobaciones sobre la vinculación entre “Alian” y la inteligencia.

Cuando Khalil le pide a “Alian” que le chequee información sobre tal cuestión o persona, es como si el propio Mohsen Rabbani -a quien Khalil responde y con quien habla periódicamente- esté utilizando los servicios de inteligencia del estado para sus necesidades e intereses.
Además, este sujeto le relató al agente de Irán, Jorge Khalil, que había estado en Suiza un mes antes de que se suscribiera el acuerdo en Africa, para trabajar en el mismo: “…todo lo que laburamos en esto…vos sabés que yo hace un mes estuve allá en Ginebra…” (Comunicación del 28/01/13, abonado 11-315-6908, Archivo B-1009-2013-01-28-135732- 18.wav, CD 267). La intervención de “Alian” luce evidente.
Otro aporte fundamental de “Alian” a la ejecución del plan criminal remite a la construcción de la nueva hipótesis delictiva para la causa AMIA que desplace a las acusaciones alzadas por la justicia nacional contra los iraníes.
En ese sentido, “Alian” expresó: “…ya estamos en otro país, es otra situación mundial y hay que trabajar en otro contexto… ”, y este “trabajar en otro contexto” implicaba que la prioridad era un acercamiento geopolítico a Irán, que imponía dejar de lado las acusaciones contra funcionarios de dichos país (Comunicación del 01/06/2013, abonado 11- 3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-01-224726-18, CD43).
Con ese fin, le comunicó al agente de Irán: “…él sabe lo que va a venir, que va a venir otra hipótesis, con otras pruebas y a hacer culo al norte porque nunca las vio él las pruebas, ¿me entendiste hermano?… ”, está hablando del suscripto (Comunicación del 01/06/2013, abonado 11- 3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-01 -224726-18, CD 43).
En pocas palabras, este sujeto, con una posición estratégica dentro del gobierno nacional, le comunicó a un agente que opera para una potencia extranjera, que se van a presentar pruebas falsas para alterar ilegalmente el curso de una causa judicial, deslegitimar a los actuales investigadores y encubrir a los imputados y esa información fue enviada a un acusado y prófugo de la justicia argentina.

Cabe destacar la gravedad de las acciones realizadas por “Alian” en este entramado, porque desde su posición en el gobierno nacional proporcionó datos que no son públicos, incluida información de la causa, del suscripto y del acuerdo, a un representante orgánico de Irán – Jorge “Yussuf' Khalil-, quien luego se los comunicó a varias personas, entre ellos, a Mohsen Rabbani, uno de los acusados de terrorismo por la justicia argentina y con notificación roja emitida por Interpol.

Al mismo tiempo, la Sra. Presidente y el Sr. Canciller, haciendo gala de sus habilidades para tergiversar la realidad proclamaban que el único interés que los movía era destrabar la causa y que solo buscaban verdad y justicia. Vaya paradoja.

Por último, podría resultar llamativo que “Alian” no haya considerado necesario actuar en forma encubierta. Ello solo puede deberse a la circunstancia, como ya se demostró, de que estaba actuando por órdenes superiores. Sus contactos de Irán sabían perfectamente a quienes respondía y en qué ámbito se desempeñaba, él mismo ha admitido que la información que ha manejado provenía de donde trabajaba, la Secretaría de Inteligencia, y así ha transmitido información reservada sin necesidad de encubrir su identidad o su actividad, con la tranquilidad propia de quien cumple órdenes y no de quien viola secretos y pone en peligro su fuente de trabajo.

Y además de proveer información secreta y reservada a los contactos locales iraníes, “Alian” ha transmitido tranquilidad en distintos momentos del despliegue encubridor. Así, por ejemplo, cuando se hizo público el nuevo pronunciamiento emitido por esta Unidad Fiscal el 29 de mayo de 2013, en la que se presentaron nuevas pruebas que profundizaban la implicación de los acusados iraníes en el atentado, le dijo a Khalil en referencia a tal dictamen: “…Queda ahí…cuando llega al juez para arriba, ¿cómo va a hacer?” (Comunicación del 31/05/2013, abonado 11-3238- 4699, Archivo B-1009-2013-05-31-095657-14, CD 42), dejando entrever que estaba todo controlado, que nada iba a pasar con ese dictamen fiscal, porque la decisión última depende de las distintas instancias del Poder Judicial y no de lo que demuestre o sostenga el Ministerio Público Fiscal.

De este modo mantenía la tranquilidad y los buenos vínculos con los referentes de Teherán en Buenos Aires, a quienes debía contener y asistir, con el fin último de sostener la “próspera” relación con el régimen iraní y así facilitar el avance del plan criminal.

En conclusión, existen fundados elementos para aseverar que los autores de este plan criminal han puesto a una persona allegada al poder de la Secretaría de Inteligencia, de la confianza de la Sra. Presidente, para colaborar con la actividad de los iraníes en paralelo a la implementación de la maniobra de encubrimiento. Y, a través de esta persona -que no es otra que “Alian”- han abierto las puertas de las estructuras del estado para que los representantes locales de Teherán puedan utilizar resortes y contactos, en su favor.

Se está en presencia de uno de los sujetos de los que se valieron los encubridores para llevar adelante el plan criminal. Está claro que “Alian” ha sido cuidadosamente seleccionado. Por ser tener acceso al entorno presidencial, por responder a la Secretaría de Inteligencia, por su declarada simpatía con el régimen iraní, por ser un contacto directo y asiduo de Jorge “Yussuf' Khalil, por su dedicación, obediencia y, sobre todo, por su falta de escrúpulos a la hora de manipular pruebas, personas e inventar hipótesis falsas para lograr la consecución del encubrimiento.
d)
e)
d)
VII. – Conclusiones:
Durante el desarrollo de la presente denuncia se han explicado en detalle los hechos y se han expuesto múltiples elementos de prueba que demuestran que la Sra. Presidente de la Nación Argentina, Dra. Cristina Elisabet Fernández, emitió una expresa directiva para que se diseñara y ejecutara un plan tendiente a desvincular a los acusados de nacionalidad iraní de la causa por el atentado contra la sede de la AMIA, a efectos de brindarles impunidad definitiva.

Se ha acreditado también que dicha directiva estuvo motivada en la decisión de la primera mandataria de producir un acercamiento de carácter geopolítico como así también de restablecer plenas relaciones comerciales a nivel estatal con la República Islámica de Irán, al entender que ello paliaría sustancialmente la crisis energética nacional.
Así, los elementos de prueba demostraron que el plan ideado por la Sra. Presidente fue instrumentado principalmente por su canciller, Sr. Héctor Timerman. Que insumió dos años de negociaciones tanto secretas como públicas con autoridades de la República Islámica de Irán, en las cuales las autoridades argentinas dejaron de lado el reclamo de justicia por el caso AMIA y acordaron dar de baja las notificaciones rojas de Interpol como un primer paso para desvincular definitivamente de la investigación judicial a todos los acusados iraníes.

Uno de los medios elegidos, quizás el más visible pero no el único, para cumplir con ese objetivo convenido de antemano fue el “Memorando de Entendimiento” presentado como el resultado de las negociaciones entre las partes, cuando en realidad, según la prueba obtenida, se trató del instrumento que permite viabilizar la destrucción de las imputaciones contra los acusados iraníes.

Se acreditó que dicho Memorando de Entendimiento ha cumplido un papel central en la maniobra de encubrimiento. Fue la vía que esgrimieron los socios del plan criminal para instar la baja de las notificaciones rojas de Interpol. Además, el documento estaba destinado a garantizar la impunidad de los prófugos iraníes mediante la actuación de la “Comisión de la Verdad”, cuyas conclusiones -como se vio- ya estaban pactadas de antemano. Esta Comisión daría lugar a la nueva hipótesis falsa que, basada en pruebas inventadas, había sido fabricada para reemplazar las acusaciones sostenidas por la pesquisa judicial.

Quedó demostrado además que los autores de esta confabulación criminal -Cristina Fernández y Héctor Timerman- fueron secundados por un grupo de partícipes, especialmente elegidos por sus antecedentes y su consustanciación con el plan criminal aquí denunciado.

Quedó clara la participación de Luis Angel D'Elía, Jorge Alejandro “Yussuf' Khalil, Fernando Esteche, del Diputado Nacional Andrés Larroque, del ex Fiscal designado para actuar en la causa AMIA, Dr. Héctor Luis Yrimia y del agente de inteligencia conocido como “Alian”, que las pruebas indican que su verdadero nombre sería Ramón Alian Héctor Bogado.
Se expusieron, asimismo, los elementos de prueba que acreditaron que tanto la Sra. Presidente de la Nación como el Sr. Canciller efectuaron aportes personales al perfeccionamiento de la maniobra delictiva.
AUS&
De las contribuciones concretas y específicas de la Sra. Presidente, surgió con claridad que no solamente fue quien decidió la articulación de este plan criminal de impunidad y que se valió de distintos actores para llevar adelante su ejecución, sino que en todo momento estuvo en control de la maniobra, ya sea impartiendo órdenes directas a sus cómplices, o bien encabezando la necesaria campaña discursiva para camuflar la perpetración del delito.
Así, ha elegido a algunos de los partícipes del encubrimiento, involucrando directamente a -cuanto menos- uno de sus ministros y a un legislador nacional; ha controlado la evolución del plan en cada paso; ha negociado por interpósitas personas con uno de los prófugos; y se ha involucrado personalmente en algunas acciones de ocultamiento que este sofisticado plan requería.
En el caso del Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, se demostró holgadamente que Héctor Timerman ha sido -sin duda alguna- el principal instrumentador del plan de impunidad ideado y ordenado por la Sra. Presidente, Dra. Cristina Fernández.

Desde su función, transmitió a Irán la decisión del gobierno argentino de abandonar el reclamo de justicia en la causa AMIA; acordó la baja de las notificaciones rojas; signó acuerdos secretos con la parte iraní; participó de las negociaciones, de la redacción y de la firma del Memorando de Entendimiento, pieza central del plan de impunidad. Y se involucró personalmente en la campaña de descrédito y engaño, destinada a destruir la credibilidad de la causa judicial con el fin de, dolosamente, presentar al acuerdo con Irán como la única vía apta para solucionar el caso.

Ambos funcionarios actuaron con un único propósito: lograr la impunidad definitiva de los acusados y el cese de toda actividad jurisdiccional en su contra, para lograr su objetivo último de comerciar libremente a nivel estatal con Irán y acercarse geopolíticamente a Teherán, sin soportar reproche alguno por parte de la opinión pública argentina y mundial. Ello, según surge de la evidencia reunida y sin descartar en modo alguno la existencia de otros motivos adicionales a los aquí expuestos, pero que en nada modifican o disminuyen la criminal responsabilidad de los denunciados.

En el cumplimiento de este entramado delictivo han sucedido situaciones realmente alarmantes. Mientras la justicia dedicó y dedica ingentes esfuerzos a lograr la detención y posterior enjuiciamiento de quienes ha señalado “prima facie” como responsables de haber participado en el atentado del 18 de julio de 1994, el Poder Ejecutivo Nacional ha negociado en secreto, justamente con uno de esos imputados, Mohsen Rabbani, la compra y venta de petróleo por granos y, fundamentalmente, su impunidad.

Estas acciones han motivado, con justa razón, que se advierta sobre la inaudita gravedad institucional de la maniobra que se denuncia, pues a través del plan criminal no solo se intenta destruir la investigación judicial del mayor atentado terrorista que ha sufrido nuestro país, sino que en la ideación, planificación e instrumentación del delito han participado algunas de las más altas autoridades del gobierno nacional, incluyendo la cabeza del Poder Ejecutivo.

En razón de la inusual extensión de la presente denuncia, resulta conveniente reseñar brevemente los puntos más relevantes que han sido probados en esta presentación y que se han tenido en cuenta para formar la convicción acerca de la comisión de un de delitos de acción pública. A saber:
• Que la decisión de la Sra. Presidente, Dra. Cristina Fernández, de brindarle impunidad a los acusados iraníes y desvincularlos de la investigación por el atentado contra la sede de la AMIA, estuvo motivada -al menos- en razones de índole geopolítica y comercial. La primera mandataria entendió que el petróleo iraní tendría la capacidad de aliviar la severa crisis energética que viene atravesando el país. Intercambios, a modo de ejemplo, de “granos por petróleo” (sic) fueron vistos como una solución a la situación de emergencia, más allá del interés en acercarse a Teherán, como parte de un nuevo posicionamiento geopolítico en el actual escenario mundial.
• Que estos intereses geopolíticos y comerciales fueron reconocidos por los propios partícipes: “…estamos en otro país, es otra situación mundial y hay que trabajar en otro contexto…” y “…el tema que necesita Argentina, es petróleo…hay un verdadero interés para empezar y entablar las relaciones comerciales de gobierno a gobierno, con funcionarios del gobierno de acá, una delegación de allá viajaría o a Caracas o al Golfo o a Beirut mejor…para empezar las relaciones directas de funcionarios a funcionarios… ”.
• Que la resolución presidencial que pretende alinearse y/o comerciar a nivel estatal con la República Islámica de Irán no es cuestionable judicialmente por tratarse de funciones propias del Poder Ejecutivo Nacional, en tanto conductor de las relaciones exteriores del país.
• Que la opción elegida por la Sra. Presidente y el Sr. Canciller para habilitar el mencionado acercamiento geopolítico y la vía comercial fue lo que motivó esta denuncia, por la sencilla y única razón de que optaron por un camino ilegal y delictivo e incurrieron en conductas tipificadas en nuestro Código Penal, al ordenar la diagramación y ejecución de un plan destinado a desvincular definitivamente a los acusados iraníes del caso AMIA.
• Contrario a esta decisión y acciones delictivas, durante la presidencia de Néstor Kirchner se rechazaron rotundamente todos los ofrecimientos de Teherán, siempre destinados a acordar una salida políticamente negociada a esta cuestión, netamente judicial. De ello dieron cuenta varios testimonios coincidentes -del ex Jefe de Gabinete, Alberto Fernández; de los ex Cancilleres, Rafael Bielsa y
Jorge Taiana y del ex Vice Canciller, Roberto García Moritán- que describen los pactos propuestos por Irán y su rechazo por parte del el ex presidente argentino.
• Que el plan pergeñado por Cristina Fernández incluyó el cese de las notificaciones rojas de Interpol -inesperadamente frustrado por el firme accionar del Secretario General Ronald K. Noble-, la firma de un documento jurídico bilateral con capacidad para viabilizar la impunidad de los acusados iraníes, el redireccionamiento fraudulento de la investigación judicial hacia una nueva pista falsa con pruebas inventadas, el desenvolvimiento de una campaña mediática y discursiva para horadar la credibilidad de las conclusiones de la justicia nacional y la manipulación de los familiares de las víctimas, de los sobrevivientes del atentado y de las instituciones comunitarias judías damnificadas por el ataque terrorista de 1994.
• Que dicho plan de impunidad principió en el mes de enero de 2011, en la ciudad siria de Alepo, ocasión en la que el Canciller Timerman le comunicó a su par iraní Ali Akbar Salehi que “Argentina ya no está más interesada en resolver aquellos dos atentados…en cambio prefiere mejorar las relaciones económicas con Irán…”. Es la primera vez que un estado agredido implora a un estado agresor que firme un acuerdo por el cual les otorgará impunidad a los agresores.
• Que las tratativas con los representantes de la República Islámica de Irán se mantuvieron en secreto hasta el mes de septiembre de 2012, cuando la Sra. Presidente anunció públicamente el “inicio” de un proceso de negociación con Irán.
• Que una vez oficializadas las reuniones y valiéndose del secreto propio de la actividad diplomática formal, se mantuvo oculto el contenido de las conversaciones, como una necesidad lógica de los
• involucrados de tapar las maniobras delictivas que estaban llevando adelante.
• Que con fecha 27 de enero de 2013 se firmó en el Reino de Etiopía, el Memorando de Entendimiento, lo que vino a confirmar que las negociaciones no habían procurado generar una herramienta para facilitar la cooperación judicial con la causa AMIA y/o la extradición de los imputados, sino que se había redactado un instrumento jurídico, con apariencia de legalidad que viabilizara, a la par de ocultar, la decisión acordada de antemano: la impunidad definitiva de los acusados iraníes.
• Luego de suscribirse el acuerdo, el agente de inteligencia argentino “Alian” le confesó a su par de Irán: “…Tranquilo, ya ganamos, es decir, ganamos una partida, yo te dije, vos no me tenías fe…”, dejando en evidencia que ambas partes han tenido el mismo objetivo criminal. De allí que se compruebe que no se trata, como se presentó públicamente, de dos partes que negocian un acuerdo bilateral, sino de dos socios que participan de un sofisticado plan criminal de impunidad para desligar definitivamente a los prófugos de la causa AMIA de toda relación con el atentado y cerrar toda investigación respecto de ellos.
• Que la ambigüedad, vaguedad y omisión del texto del Memorando de Entendimiento han sido ingredientes relevantes de la ingeniería encubridora aquí denunciada, dado que han dotado al plan criminal de la necesaria flexibilidad jurídica y semántica para que los autores de este encubrimiento puedan adaptar la implementación de sus disposiciones a la aleatoriedad de factores externos y ajenos que eventualmente surjan durante la consecución del plan.
Que la intrincada redacción del memorando confirmó la existencia de un trabajo minucioso y pensado al detalle para viabilizar la impunidad. Así quedó establecido el dolo directo con que actuaron los protagonistas del plan que, con pleno conocimiento de la finalidad de sus acciones, buscaron desvincular a los iraníes de las imputaciones por el atentado.
• Que para ello, el Canciller Héctor Timerman se comprometió a dar de baja las notificaciones rojas que pesaban y pesan sobre cinco acusados iraníes. Por tal razón se redactó el punto 7o del Memorando de Entendimiento, único con carácter operativo. La sola firma del pacto habilitó la comunicación a Interpol, con el propósito de que procediera a la inmediata baja de las notificaciones rojas, como fue admitido sin ambages por la diplomacia iraní.
• Que la Organización Internacional de Criminal (Interpol) intervino oportunamente en el caso, garantizando la vigencia de las notificaciones rojas, frustrando, al menos hasta el momento, la promesa asumida por el Sr. Timerman.
• Que tal situación no solo provocó la queja pública del Canciller Iraní,
que demandó: “…según el acuerdo firmado por ambos países, la Interpol (Policía Internacional) debe eliminar las acusaciones contra las autoridades iraníes…», sino que ello también quedó registrado en los canales paralelos de comunicación con Teherán:.Timerman no
cumplió con algunas cosas. Esto es así de claro. No cumplió con algunas cosas…». Esto motivó, en Irán, el retiro del acuerdo del trámite parlamentario de aprobación que se había iniciado y hasta la fecha, no se ha notificado oficialmente la ratificación ni ha tenido lugar el intercambio de notas reversales.

• Que el Canciller Timerman no sólo suscribió el Memorando de Entendimiento, sino que cerró, al menos, dos compromisos secretos e ilegales. Así fue explicado por Khalil, al día siguiente de su regreso de Teherán: “…me parece que el ruso este de mierda [en alusión a Héctor Timerman] se mandó alguna….estaba firmado algo, donde estaba el tema de las cautelares [en referencia a las notificaciones rojas de Interpol]…” y ratificado, en marzo de 2013, por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Alí Akbar Salehi: “…El [contenido] del acuerdo entre Irán y Argentina en relación con la cuestión AMIA será hecho público en el momento adecuado…”. No hablaba del Memorando de Entendimiento, sino de otro acuerdo que dos meses después de firmado y publicitado el memorando, aún permanecía en secreto. Y en este marco deben entenderse también otras manifestaciones de Jorge “Yussuf' Khalil, cuando comentando noticias periodísticas que difundían que el ex Ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, nunca sería interrogado pese a estar incluido en el Memorando, aseguró que ese tema en particular “estaba conversado antes….estaba dentro del marco” y que el acuerdo “es más profundo todavía”.
• Que el Memorando de Entendimiento prevé otros mecanismos para lograr la impunidad de los acusados. La “Comisión de la Verdad” prevista en el acuerdo ha sido creada para desacreditar la investigación llevada a cabo por la justicia argentina y legitimar una nueva y falsa versión de los hechos, fabricada para redireccionar la pesquisa hacia otros imputados, con el objeto de desvincular a los iraníes. Así lo han reconocido los encubridores: “…alguien va a salir con la cara manchada de acá…eso ya está arreglado… ¿Cómo va a ser para el lado nuestro, boludo? Si nosotros estamos sentados en la mesa…”.
• Que la impunidad se acordó en forma previa a la firma del Memorando e incluyó la elaboración de una hipótesis alternativa con pruebas falsas para desviar en forma fraudulenta la investigación judicial a terceros, desincriminando a los iraníes. En referencia a ello, en una fecha tan temprana como diciembre de 2012, Esteche aseveró: “…quieren construir un nuevo enemigo de la AMIA, el nuevo responsable de la AMIA, es una necesidad que tienen que construirla… ”. Y de la conversación se desprende que esa tarea quedó a cargo de funcionarios de la Secretaría de Inteligencia, especialmente designados para esta tarea. Al respecto, también se dijo: “…va a venir otra hipótesis, con otras pruebas…” y se especulaba que el suscripto, Fiscal de la causa por el atentado a la AMIA quedara “…culo al norte, porque nunca las vio, él, las pruebas, lo que viene ahora…”.
• Que los pasos y avances locales del plan fueron comunicados en tiempo real tanto a las autoridades iraníes en Teherán como a uno de los prófugos de la causa AMIA, Mohsen Rabbani, quien aún ostenta un enorme poder decisorio dentro del régimen iraní y ha sido informado permanentemente de la marcha de su propio encubrimiento.
• Que la circunstancia de que las autoridades iraníes hayan estado al tanto de lo que resolvía y decidía el gobierno argentino, volvió a demostrar que el acuerdo, lejos de haber contribuido con la causa, como falsamente se proclamó, fue un disfraz jurídico de un acuerdo ilegal previo y mucho más amplio.
• Que la influencia del imputado Rabbani ha desembocado en un hecho penoso. La negociación activa de los funcionarios nacionales aquí acusados con uno de los prófugos a los que estaban, en simultáneo,
encubriendo. Es decir, mientras la justicia dedicaba esfuerzos para lograr la detención y posterior enjuiciamiento de aquellas personas señaladas como responsables por el atentado, la Dra. Cristina Fernández y su Canciller, a través de interpósitas personas negociaban con unos de los principales acusados, Mohsen Rabbani, la compra de petróleo y su impunidad. Según dijo el nombrado: “…aquí hay algunos sectores del gobierno que me dijeron que estas listos para vender petróleo a la Argentina…y también comprar armas…''''
• Que de forma paralela y para facilitar el avance del encubrimiento la Dra. Cristina Fernández y el Sr. Héctor Timerman desplegaron verdaderas campañas de desprestigio, engaño y manipulación mediante la articulación de una artillería de mentiras, falacias, puestas en escena y secretos con el fin de ocultar las intenciones criminales y facilitar la ejecución del plan de impunidad.
• Que ambos funcionarios mintieron al negar que el acercamiento con Teherán estuviera motivado en razones comerciales o geopolíticas. Mintieron también cuando aseguraron que el Memorando de Entendimiento solo buscaba verdad y justicia. Cuando dijeron que la vigencia de las notificaciones rojas no estaba en peligro. Cuando expresaron que la causa estaba paralizada. Cuando aseveraron que se firmaría un anexo al pacto y luego lo negaron. Cuando aseguraron que no iban a permitir que el caso AMIA se transformara en una pieza de ajedrez en la geopolítica mundial. Cuando dijeron que no existían acuerdos o cláusulas secretas, entre muchas otras que fueron señaladas a lo largo de esta denuncia.
• Quizás la más dolorosa de las mentiras tuvo como protagonista a la Sra. Presidente, quién públicamente le aseguró a los sobrevivientes del atentado y a los familiares de las víctimas, que los consultaría frente a cualquier propuesta que realizara Teherán, previo a tomar alguna decisión. No sólo jamás hubo consulta alguna sino que los familiares debieron enterarse de la firma del pacto bilateral por los medios de comunicación. En cambio, el Sr. D'Elía, activamente involucrado en el plan criminal, fue informado de inmediato y de manera personal por el entonces Secretario General de Presidencia de la Nación, Oscar Parrilli.
• Que las actuaciones de la Sra. Presidente y del Sr. Canciller incluyeron también una puesta en escena verificada los días 27 y 28 de septiembre de 2013, ocasión en la que públicamente se informó sobre una reunión entre los cancilleres argentino e iraní, mientras que subrepticiamente autores y partícipes del plan coordinaban en secreto las declaraciones y acciones posteriores, para engañar a la opinión pública y permitir que el plan criminal siguiera su marcha. El operador y partícipe de este plan Luis D'Elía especificó el pedido: “…tengo un mensaje urgente del gobierno argentino, para pasar allá urgente [en referencia a Irán], antes de mañana…Estoy en la casa de gobierno ahora… no hay asunto más importante que este, créemelo….necesito que hables con el Sheik de allá [en referencia a Rabbani] mira que es muy groso lo que tengo eh!…”. La Sra. Presidente buscaba obtener ciertos pronunciamientos por parte de Teherán, funcionales al plan de impunidad.
• Que la realidad, como se acreditó a lo largo de la presentación, demostró ser diametralmente opuesta a lo declamado públicamente por la Dra. Fernández y el Sr. Timerman. Su engaño fue premeditado y sus aportes han sido centrales en el plan delictivo. Tan es así que los cómplices del plan han asegurado que todo estaba “cerrado muy arriba”, todo había sido decidido “al más alto nivel” porque “lo pidió
la jefa” y su canciller, obediente, implemento el plan porque fue “orden, orden y orden». La evidencia reunida así lo demuestra.
• Que también en forma paralela y para facilitar el plan de impunidad, se establecieron mecanismos de apoyo y a los referentes de Irán en Argentina, producto de lo que se había acordado. Éstos, conscientes de ello, afirmaron “el gobierno ahora está a favor “…el gobierno banca…'1» y “…Nosotros estamos ante un acuerdo con el gobierno nacional…atrás de una negociación con el gobierno nacional…”.
• Que este plan de encubrimiento e impunidad contó con la colaboración indispensable de un grupo de individuos cuyas funciones y aportes viabilizaron el éxito del plan.
• Que Luis D'Elía, acérrimo defensor del régimen iraní y “soldado” incondicional de la Presidente -como él se ha definido- fue el sujeto elegido para la transmisión y recepción de mensajes clandestinos a Irán. En sus palabras: “…Yo tengo que hacer el juego de la Rosada…Si tengo orden de no ir, soy un soldado acá…”. D'Elía fue, en este plan, el interlocutor oculto y válido de las autoridades gubernamentales argentinas para resolver los obstáculos que iba presentando el “iter criminis”. Consustanciado ideológicamente con ambas partes del pacto delictivo, estuvo varias veces en Irán. En una ocasión, invitado por el régimen, le ofrecieron un acuerdo similar al que luego firmó Timerman, que ya incluía el cese de las notificaciones rojas. En todas sus visitas a Irán, se entrevistó con altas autoridades del régimen, se fotografió -entre otros- con el prófugo Mohsen Rabbani, con quien está relacionado hace años.
• Que su correlato del lado iraní fue Jorge Alejandro “Yussuf' Khalil, máximo referente local del régimen, “la voz y oídos de Irán” en nuestro país, incluso con mayor poder real que el ex Encargado de Negocios de Irán. Militante a tiempo completo de los intereses persas, cumplió idénticas funciones que D'Elía en la transmisión de mensajes a través de los canales paralelos de comunicación y negociación, operando -de ese modo- como el referente de la diplomacia paralela que comunica Buenos Aires con Teherán, que fue aprovechada para la consecución del plan de impunidad.
• Que el funcionario de inteligencia con acceso al entorno presidencial conocido como “Alian”, con información privilegiada -incluso sobre la salud de la Sra. Presidente-, ha declarado su simpatía con el régimen iraní y ha actuado -en reiteradas ocasiones- a favor de intereses extranjeros en detrimento de los nacionales. Funcionó como nexo entre la Sra. Presidente y el referente local de Irán, Jorge Khalil, e impulsó desde las sombras y siguiendo órdenes de sus superiores, las acciones que aportaron al plan de impunidad. Explicó lo que se podía hacer y lo que no, lo que convenía y lo que podría molestar. Explicó también los pasos del gobierno, reveló información sensible y secreta a agentes al servicio de una potencia extranjera, como Khalil, y viabilizó la ejecución del encubrimiento, participando, en especial, en el armado de la nueva hipótesis criminal, para desplazar la versión sostenida por la justicia nacional, en base a las pruebas de la causa, que señala la responsabilidad de ciudadanos iraníes.
• Que el ex Fiscal designado, el día del atentado, para actuar en forma conjunta, alterna o sucesiva en la causa AMIA, Dr. Héctor Luis Yrimia, en razón de sus conocimientos detallados del expediente y su experiencia en la práctica judicial en materia penal, por haberse desempeñado además como Juez de la Nación, aportó valiosa
información y técnicos para el armado de esta nueva hipótesis falsa, de modo de tornarla verosímil y adaptable a la realidad de una causa judicial, que conocía por haber intervenido en su condición de Fiscal Federal.
• Que Femando Esteche fue un facilitador del plan criminal, que contribuyó activamente a encaminar las negociaciones en los canales paralelos. También fue Esteche quien acercó a Khalil a los funcionarios de inteligencia argentinos, permitiendo que se genere una importante vía de contacto directo entre los agentes de ambos países. Fue él quien sumó al Dr. Yrimia al plan, con todo lo que ello redundó en el perfeccionamiento de la pista falsa para redireccionar la investigación, a la que -además- aportó ideas concretas.
• Que el Diputado Nacional Andrés Larroque, contacto directo y asiduo con la Sra. Presidente de la Nación, por su cercanía y confianza fue elegido para cumplir el rol de nexo transmisor de las decisiones presidenciales a los ejecutores del plan criminal, a sabiendas de lo delictivas que eran. Se acreditaron distintos episodios en los que Larroque bajó estas directivas presidenciales, tanto a Khalil como a D'Elía, sobre cómo debían actuar. Como por ejemplo, la ocasión en que, en noviembre de 2012, Khalil reconoció: “…vengo de La Matanza recién he tenido una reunión con Luis D'Elía y el “Cuervo ” Larroque, el de la Cámpora…que me llamaron temprano que querían hablar conmigo, que tenían un mensaje para el gobierno para dar… Y ahora me voy para Martínez a dar el mensaje, a la casa del Embajador…”. Su intervención ha sido indispensable para evitar, por precaución, un contacto directo entre autores y partícipes del encubrimiento.

Las conclusiones expuestas no son otras que las que razonable y lógicamente se derivan de un minucioso y detallado análisis de la prueba
colectada. Conforme habrá podido apreciarse a lo largo de la denuncia, en la gran mayoría de los casos, dichas conclusiones surgen de prueba directa, mientras que en otros son el resultado de una serie de indicios y rigurosas deducciones lógicas que, por ser graves, inequívocos, precisos y concordantes con el resto de los elementos probatorios, contribuyen a solidificar la denuncia que se presenta.

De este modo, se exponen las acciones inescrupulosas y delictivas de autores y partícipes del encubrimiento que han vulnerado el derecho vigente, han ultrajado la memoria de las víctimas, han lucrado políticamente con esas muertes y han abusado de la paciencia y buena fe de los sobrevivientes del atentado y familiares de las víctimas que buscan y esperan lo que, en definitiva, merecen: que se castigue con el máximo rigor de la ley a los responsables de este tenebroso acto de terrorismo.

Deja un comentario