Irán

Irán en Argentina en Argentina

[aioseo_breadcrumbs]

Dificiles relaciones entre Irán y Argentina

De acuerdo con la Denuncia de Alberto Nisman de 13 de enero del 2015:

«Las pruebas acumuladas permiten concluir que el acercamiento que llevó a la suscripción del memorando de entendimiento como medio para lograr impunidad, como así también su constante impulso, no ha sido motorizado por Irán, sino que fueron las mencionadas autoridades argentinas las que han venido ejecutando, principalmente, este plan criminal. Esto, como ya se señaló, marca una peculiaridad en la perpetración del delito, dado que, aunque parezca irracional, este encubrimiento ha sido impulsado por el interés del encubridor, más que por el de los sujetos encubiertos.

No fueron las autoridades ni los prófugos iraníes quienes cruzaron océanos y desiertos para llegar a la septentrional Alepo en Siria a negociar secretamente un pacto, ofreciendo impunidad, como se probará seguidamente.
Por su parte, los hechos revelan que a las autoridades iraníes solo les ha importado lograr el cese de las notificaciones rojas de Interpol que pesan sobre cinco de sus nacionales, personas de gran relevancia de la vida política iraní. Habían acusado recibo de la afrenta sufrida cuando el ex Ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, debió abandonar territorio boliviano ante la presión generada por la vigencia de la notificación roja en su contra (“Bolivia echó a Ministro de Defensa iraní acusado por atentado en la Argentina”, Infobae.com, 31/5/2011; “Evo expulsó a un funcionario iraní”, Página 12, 1/6/2011; “Bolivia pide disculpas a la Argentina y expulsa a Ministro de Defensa iraní”, El mundo, 1/6/2011). Episodios como estos han obligado al régimen a dotar de inmunidad diplomática a cada uno de los prófugos en cada ocasión en que viajan al exterior.

De hecho, en mayo de este año, representantes de la República de Corea consultaron sobre las implicancias de una posible invitación al imputado Mohsen Rezai para que visite dicho país, por lo que se dispuso comunicar inmediatamente a Interpol que, en caso de concretarse la visita, se haga efectiva la orden de captura internacional, con notificación roja, que pesa sobre el nombrado (Oficio del Ministerio de Exteriores y Culto del 9/05/2014, Nota n°5572/14; Oficio al Jefe del Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina fechado en 12/5/2014).

Esto demuestra que, como se dijo, si bien las notificaciones rojas no han conseguido -por el momento- la detención de los imputados, claramente los afectan, dado que continúan siendo un obstáculo que dificulta su movilidad transnacional.

Por lo demás, el interés iraní en torno a la ratificación del acuerdo desapareció al no caer las notificaciones rojas, como se había convenido. Nótese que con fecha 10 de marzo de 2013, el Memorando de Entendimiento fue elevado al de Irán para su convalidación. Una semana después, el día 15 de marzo, Interpol garantizó la estabilidad de las notificaciones rojas. Al día siguiente, el Canciller Salehi expresó públicamente su disconformidad con lo resuelto por la Organización Internacional de Policía Criminal, al aclarar que, conforme lo convenido, con la sola firma del acuerdo, Interpol debía hacer cesar las notificaciones rojas. La consecuencia de dicho revés desalentador para Irán fue que el tratado nunca recibió tratamiento parlamentario y pareció quedar fuera de la agenda legislativa iraní. (Pagni, Carlos, “El kirchnerismo, en el peor de los mundos”, La Nación 30/5/13; “El memorandún con Argentina llega al iraní”, Europa Press, 11/3/2013; Kollmann, Raúl “Con novedades semana a semana”, Página 12, 24/3/13; Nota N°LA/35678-47- 3.1 EGI/tsa, Consejería jurídica, Secretaría General, Organización Internacional de Policía Criminal, 15/3/2013; Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Comunicado N°044/13 del 15/03/2013; IRNA, “Salehi, Irán y Argentina trabajan conjuntamente para resolver las sobre la AMIA”, 18/3/2013; “Irán asegura que el acuerdo con Argentina incluye retirar las “notas rojas” de Interpol”, La Nación, 18/3/2013).

Esto demuestra la relevancia que la cuestión de las notificaciones rojas tenía para la parte iraní, lo cual también quedó evidenciado en las palabras del Ministro Salehi, negociador del acuerdo, que dio cuenta de la existencia de acuerdos secretos entre ambos países sobre ese tema, que fueron escondidos y negados por las autoridades argentinas, y cuyo cumplimiento quedó trunco -como lo demuestra la prueba- por la intermediación de Interpol.
Ahora bien y volviendo a la peculiaridad de este encubrimiento, cabe destacar que las evidencias revelan una profunda disparidad de intereses entre las autoridades argentinas e iraníes, que también quedó expuesta en las siguientes circunstancias:

1) El viaje del canciller Héctor Timerman a Alepo, para iniciar secretamente las negociaciones, ofreciendo lo que Teherán siempre pidió: el abandono de las contra sus ciudadanos por el mayor hecho de terrorismo sufrido en territorio argentino (fs. 131.189/131.194; Eliaschev, Pepe, “Argentina negocia con Irán dejar de lado la investigación de los atentados”, Diario Perfil, 26/03/2011, fs. 130.911/130.913; Eliaschev, Pepe, “Polémica en torno a la negociación secreta entre Argentina e Irán”, Diario Perfil, 2/4/2011; Levinas, Gabriel, op. cit., pags. 244, 246 y 281).
2) El absoluto silencio del gobierno argentino, durante el período de negociaciones públicas y aun luego de haberse firmado el Memorando de Entendimiento, frente a las agraviantes declaraciones de funcionarios iraníes, tendientes a descalificar la investigación judicial argentina y/o a las autoridades judiciales que han intervenido en la misma (“Irán volvió a rechazar todas las acusaciones por el atentado a la AMIA”, La Nación, 30/10/2012; Paraszczuk, Joanna, “Irán ready to identify AMIA bombing perpetrators”, Jerusalem Post, 30/10/12; Kollmann, Raúl: “Irán volvió a negar su culpabilidad”, Página 12, 31/10/12; “Irán ratificó su adhesión plena al memorándum con Argentina”, Página 12, 12/02/2013; “Irán rechazó las acusaciones del fiscal n al considerarlo sionista”, La Nación, 3/6/20113; “El ministerio exteriores de Irán: No le damos importancia a las declaraciones de Nisman”, IRNA, 5/6/2013; Niebieskikwiat, Natasha, “Irán rechazó, otra vez, su participación en la AMIA”, Clarín, 19/06/2013; “Irán volvió a criticar al sionismo”, La Nación, 19/06/2013; “Para Irán, la causa AMIA causó amargura en las relaciones entre Irán y Argentina”, Agencia Judía de Noticias, 16/07/2013).
3) La sobreactuación elogiosa del canciller argentino ante un planteo del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní para “colaborar” con la causa, en Julio de 2011, que, como siempre ocurrió con Irán en esta causa, nunca se concretó (“Irán, dispuesto a cooperar con Argentina por atentado contra AMIA de 1994”, El Comunal, 16/07/2011; “Irán to cooperate over Argentina Jewish Centre bomb”, BBC News, 17/07/11; “Argentina welcomes Irán offer in AMIA bombing probe”, Tehran Times, 18/07/2011; “Argentina welcomes Irán offer in 1994 bombing inquiry”, BBC News, 18/7/11; “Irán promete ayuda para esclarecer el caso AMIA”, La Nación, 17/07/11; Eliaschev, Pepe. “Las que pone Irán para dialogar”, Perfil, 23/7/11; Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Información de Prensa N°336/l 1 “Respuesta del gobierno argentino ante el anuncio de cooperación del gobierno iraní en la causa AMIA”, 17/7/11; “AMIA: promesa iraní para el aniversario”, Ambito Financiero, 18/7/11).
4) La presencia de la legación argentina en la sala de la Asamblea General de Naciones Unidas durante los discursos del mandatario persa, en septiembre de 2011 y de 2012 (“La AMIA reclamó que la delegación argentina abandone la ONU cuando hable el presidente de Irán”, La Prensa, 11/09/2012; Mindez, Leonardo, “AMIA: Con otro gesto oficial se confirmó el giro ante Irán”, Clarín, 23/09/2011; Levinas, Gabriel, op.cit., pags. 173, 189, 208, 20 y 279).
5) La rápida ratificación del acuerdo por parte del Congreso Argentino, en contraposición con la aún pendiente aprobación iraní (Sofía Guterman, “Se está haciendo todo lo posible para que Irán salga triunfante de esto”, Radio JAI, 14/02/2013; “Sobre el cruce en el debate por el memorándum: Lo de ayer fue miserable”, La Razón, 14/02/2013; “Familiares de las víctimas del atentado a la AMIA piden participar en el plenario de Diputados”, Agencia Judía de Noticias, 22/02/2013; Pagni, Carlos, “El kirchnerismo, en el peor de los mundos”, La Nación 30/5/13; “El memorandún con Argentina llega al parlamento iraní”, Europa Press, 11/3/2013; Kollmann, Raúl “Con novedades semana a semana”, Página 12, 24/3/13).
6) los posteriores reclamos y propuestas de Cristina Elisabet Fernández y dHéctor Marcos Timerman, ante la falta de notificación fehaciente de ratificación interna del acuerdo por parte de Irán, además de los públicos pedidos para acelerar la conformación de la comisión creada en el acuerdo y fijar la fecha de las audiencias previstas en el mismo. (“Timerman estimó que en el próximo mes y medio el parlamento iraní aprobará el acuerdo por la AMIA”, Télam, 18/4/13; “Cuánto más tarde Irán en aprobar el memorando, más dudas va a generar”, Ámbito Financiero, 18/4/13; “Ultimátum oficial a Irán: Espero que en un mes aprueben el memorándum”, Infobae, 18/04/2013; “Reclaman a Irán el aval al acuerdo”, Clarín, 19/04/2013; “Timerman confía en que Irán firmará el pacto en un mes”, La Gaceta, 19/04/2013; Discurso de Cristina Fernández, 68° Asamblea General de Naciones Unidas, 24 de septiembre de 2013; Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Comunicado de Prensa N°279/13, Declaración de prensa leída por el Canciller Timerman en Casa Rosada, 24 de noviembre de 2013; Dinatale, Martín, “La negociación con Irán, empantanada por la lista de Interpol”, La Nación, 08/12/2013).
7) Los aprestos a nivel ministerial para iniciar el intercambio comercial de “petróleo por granos”, deseado y promovido por las autoridades argentinas, ni bien Irán apruebe el acuerdo (Comunicaciones del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-l 009-2013-05-20- 133130-8, CD 31; Archivo B-1009-2013-05-20-111124-8, CD 31; Archivo B-1009-2013-05-20- 114842-2, CD 31; Archivo B-l009-2013-05-20- 140034-12, CD 31; Archivo B-1009-2013-05-20-143508-24, CD 31; Archivo B-l009-2013-05-20-161759-6, CD 31; del 21/05/2013 abonado 11-3238-4699, Archivo 2542, CD 32 y del 28/05/2013, abonado 11-3238- 4699, Archivo B-l009-2013-05-28-155549-2, CD 39).
8) La “puesta en escena” de la diplomacia argentina, perpetrada en septiembre de 2013, intentando mostrar avances específicos en la relación con Irán (ver punto V.b.2).
9) La construcción de una hipótesis falsa con nuevos autores y pruebas fraudulentas, que desplace a la actual acusación judicial, con el objeto de desinvicular definitivamente a los imputados iraníes (Comunicación del 27/1/2013, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009- 2013-01-27-113208-14, CD 266; Comunicación del 01/06/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-l 009-2013-06-01-224726-18, CD 43; Comunicación del 18/12/2012, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2012- 12-18-183332-8, CD 226; Comunicación del 14/2/13, abonado 11- 3315-6908, Archivo B-l009-2013-02-14-164341-10, CD 284).

En suma, las circunstancias acreditadas a lo largo de toda esta presentación y aquí sucintamente enumeradas, demuestran a las claras que, en este caso, los encubridores se han mostrado mucho más interesados que los encubiertos en avanzar hacia los pasos finales del plan y esto, hoy ya se sabe, guarda relación directa con el hecho de que ha sido el interés de restablecer un comercio de Estado a Estado y de posicionarse geopolíticamente cerca de Teherán, conforme lo decidieron las autoridades argentinas aquí involucradas, lo que motivó tanto el acercamiento a negociar como la definición y consecución del plan encubridor. Las conversaciones interceptadas entre los reales negociadores de ambos estados así lo acreditan.

2) Pruebas del interés por restablecer relaciones comerciales de Estado a Estado

Existen numerosas evidencias que demuestran que un fuerte interés subyacente a las probadas acciones criminales direccionadas a garantizar impunidad era, como ya se anunció; restablecer relaciones comerciales al nivel de los estados, como una salida a la grave crisis energética nacional. De hecho, las intervenciones telefónicas dispuestas judicialmente han permitido conocer y probar estas circunstancias, dado que estos temas fueron tratados a través de los canales paralelos de comunicación y negociación establecidos con Teherán, para avanzar con el plan encubridor.
Primero. Antes de la firma del acuerdo, cuando nada se sabía de lo que se estaba negociando en Suiza, Fernando Esteche, partícipe de esta maniobra, líder del grupo “Quebracho”, histórico defensor del régimen iraní y allegado a funcionarios del gobierno nacional, aseveró: “…los tipos quieren restablecer relaciones…que lo van a hacer… multidimensionalmente eso. A nivel gobierno, te digo, a nivel Estado…lo que tiene que ver con establecer relaciones entre los dos Estados…” (Comunicación del 18/12/12, abonado 11-3315-6908, Archivo B-1009-2012- 12-18-183332-8, CD 226). Los partícipes del plan estaban al tanto de los intereses subyacentes al acuerdo. Además se evidencia que personajes locales histórica y fuertemente ligados a la República Islámica de Irán, y que, al mismo tiempo, poseen estrechos vínculos con funcionarios del gobierno nacional, ya conocían los intereses del acuerdo que viabiliza la impunidad de los prófugos iraníes.

Segundo. Un contacto de Jorge Khalil, el empresario iraní Heshmatollah Rahnema, también estaba al tanto del interés del gobierno argentino por comerciar con Irán. Por dicha razón, se comunicó con Khalil para hacerle saber de su gestión ante la Cámara de Comercio de Teherán, la cual tenía intención de reunirse en Irán con representantes diplomáticos argentinos, para abrir el camino a todas las empresas iraníes, para que éstas comiencen a negociar con Argentina. Este pedido de acercamiento y reunión por parte de grupos económicos iraníes hubiera sido impensado antes del acuerdo por AMIA. Nada tiene de malo el comercio, muy por el contrario, pero resulta delictivo que para viabilizarlo se desarticulen ilegalmente las acusaciones judiciales y se dote de impunidad a los prófugos iraníes.

Sobre el particular Rahnema expresó: “…yo ahora necesito a ver si hay una palanca a través de D'Elía…de Cancillería…de Pérsico…de Fernando*'… porque yo quiero llamar a la Embajada Argentina en Teherán…porque la Cámara de Comercio de Teherán quiere tener una reunión para abrir el camino que todas las empresas privadas directamente…para llevarlo a la Cámara de Comercio de Teherán, el agregado del negocio de Argentina que están en Teherán…quería llevarlo ahí, para hablar en la Cámara y la Cámara está muy interesada que las empresas privadas…empiezan a arrancar los negocios con Argentina… ''(Comunicación del 14/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-14-125442-12, CD 0025).

Más allá de que Rahnema planteaba un interés relativo a relaciones comerciales entre particulares, Khalil le explicó que había transmitido estas inquietudes a Luis D'Elía, quien, a su vez, se las había comunicado al Diputado Andrés “Cuervo” Larroque, quien lo hablaría con Cristina Elisabet Fernández de la Nación (Comunicación del 14/05/2013, abonado 11- 3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-14-131007-12.wav, CD 0025). Khalil explicó: “…yo fui a hablar con D'Elía y le dije…todas las propuestas y de la cancillería, de la cancillería también…lo que me había propuesto… Y él lo elevó al «Cuervo” Larroque…el de «La Cámpora”, el Jefe de «La Cámpora”…Y ya iban a hablar con Cristina…” (Comunicación del 14/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-14-131007- 12.wav, CD 0025).

Tercero. Pocos días después del regreso de Irán del referente local del régimen, Jorge Khalil, y luego de varias comunicaciones en la que puso al tanto a Luis D'Elía de los mensajes de Teherán, debe mencionarse la secuencia ocurrida a partir del día 15 de mayo de 2013, cuando lo llamaron a Khalil para que se comunique urgente con D'Elía que estaba “en Presidencia”. D'Elía puso la comunicación telefónica en altavoz y aclaró que había un funcionario escuchando: “…yo estoy con una persona amiga, que te está escuchando, que yo no voy a nombrar…”. Seguidamente, hablaron de la posibilidad de que delegaciones de ambos países se reunieran en Caracas, en Beirut o en alguna zona del golfo -como habían propuesto los iraníes- para restablecer las relaciones comerciales de gobierno a gobierno.

En palabras de Khalil: “…Perfecto…si hay un verdadero interés para empezar y entablar las relaciones comerciales de gobierno a gobierno, con funcionario de gobierno de acá, una delegación de allá viajaría o a Caracas o al Golfo o a Beirut mejor…o a alguna zona del golfo…para empezar las relaciones directas de funcionarios a funcionarios…”, a lo cual D'Elía le contestó, dado que su acompañante permaneció en silencio: “Bueno. Ok. Con lo que nosotros queremos… ¿no?”, para, luego, terminar acordando (Comunicaciones del 15/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-15-100907-10, CD 26; Archivo B-1009-2013-05-15-101055-4, CD 26).

Esos contactos ponen en evidencia que para D'Elía, “nosotros” son ciertas autoridades gubernamentales argentinas, para las que opera y para Khalil, en el mismo contexto, “nosotros” es Irán. Fundamentalmente, queda claro el interés de las altas esferas locales por restablecer el comercio entre ambos Estados. Puede inferirse claramente que Jorge “Yussuf' Khalil está transmitiendo la respuesta de Irán a la solicitud argentina de negociar.

Cuarto. El evidente interés comercial que motorizó el plan de impunidad se comprueba de modo contundente en las comunicaciones telefónicas registradas los días 19 y 20 de mayo de 2013, que dan cuenta de la reunión entre Luis D'Elía y el Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Arquitecto Julio De Vido, llevada a cabo por orden de Cristina Fernández. Además, como se verá a continuación, las propuestas comunicadas por el Ministro De Vido, a pedido de la Cristina Elisabet Fernández, fueron posteriormente puestas a consideración del prófugo iraní Mohsen Rabbani, quien dado su poder político intervino indirectamente en las negociaciones con sus encubridores, participando del encubrimiento que lo tiene por beneficiario. Tan insólito como inaceptable.

El día 19 de mayo, Luis D'Elía se comunicó con Jorge “Yussuf' Khalil y le dijo: “Ahí hablé con Julio…. Lo tengo que ver mañana a las 10.00…”, en referencia al Ministro De Vido -que para D'Elía es sencillamente “Julio”-, para finalmente aclararle: “…y acá hay urgencia energética, ¿entendés lo que te digo?…” (Comunicación del 19/05/2013, abonado 11-3964-0799, Archivo 51.78404.20130519.225357, CD 80). Al día siguiente, tuvo lugar la reunión entre D'Elía y el Ministro De Vido. Se transcribe la comunicación:

D'Elía: Estoy acá en la puerta de Planificación y entro a ver a Julio ehl Khalil: Bueno, bueno, llamame después.
D'Elía: Le voy a tirar eso, eh ¿Dale?
Khalil: Dale, si, si tranquilo.
(Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo 3815, CD 31)
Transcurrida la reunión, D'Elía volvió a comunicarse con
Khalil:
D'Elía: Bueno, mirá, acá estuve hablando con el ‘quía Khalil: sí.
D'Elía: Ellos están dispuestos a mandar la gente de YPF con nosotros dos…
Khalil: sí.
D'Elía: A hacer negocios allá.
Khalil: Bien.
D'Elía: Está muy interesado en intercambiar lo de aquellos por granos y carne allá eh.
Khalil: Bueno.
D'Elía: Y… ¿cómo es? Tiene un problema político, necesitan que se apruebe el memorándum, ¿sí?
Khalil: Y si, está el arito ese tema Luis…y o te lo dije el otro día, ¿Manifestaste lo que te dije?
D'Elía: Si, yo les dije hace 10 días y me dijeron que en 30 días se aprobaba.
Khalil: No, no, yo te dije que el memorándum se iba a aprobar…yo te lo dije a vos, pero que lo estaban retrasando por esa cuestión*
D'Elía: No…no, ahí hubo alguna….conté lo que vos me contaste, el incidente que hubo.
Khalil: Si.
D'Elía: Y… la reunión fue porque lo pidió la jefa ¡eh!
Khalil: Bueno.
D'Elía: Estamos al más alto nivel.
Khalil: quiere decir que estamos bien.
D'Elía: Si, si, re bien ahora, si a nosotros no nos aprueban el memo ese,
quedamos como unos pelotudos allá, ¿viste?
Khalil: ¿Si no lo aprueban? Lo van a aprobar, eso lo van a aprobar… D'Elía: Bueno, pero a la brevedad lo tienen que aprobar, viste Khalil: Lo van a aprobar Luis, vos sabés cómo son los tiempos en Persiay aparte la lógicas que no se cumplen, o sea….eehh…De Vido tiene que saber que “Timerman no cumplió con algunas cosas «, esto es así de claro.
no cumplió con algunas cosas….
(Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009- 2013-05-20-111124-8, CD31).

Se refiere a que no se habían dado de baja las notificaciones rojas de Interpol.

Cinco revelaciones primordiales surgen de estas conversaciones. 1) La familiaridad con De Vido, a quien llaman por su nombre de pila: “Julio”. 2) El interés por enviar a YPF a negociar con Irán, para intercambiar “granos por petróleo”, que llevó a las más altas autoridades nacionales a ordenar y ejecutar un encubrimiento. 3) La necesidad de que Irán apruebe el Memorando de Entendimiento como condición para iniciar los intercambios comerciales. Aquí radica una de las razones por las que se firmó semejante documento y la evidencia de que el acuerdo ha sido un medio para habilitar el comercio. 4) La reunión entre el Ministro De Vido y D'Elía, “/a pidió la jefa ”, la primera interesada en que el plan de encubrimiento avance pues se trata de la llave que destraba el comercio. 5) El acuerdo secreto del canciller Timerman para dar de baja las notificaciones rojas de Interpol, su fracaso en las acciones destinadas a lograrlo y la consecuente frustración iraní por la persistencia de las prioridades de búsqueda policial.

Más tarde, ese mismo día, Jorge Khalil informó a Irán del avance de las negociaciones. Le avisó a Abdul Karim Paz, sheik de la mezquita “At Tauhid”, líder religioso de la comunidad musulmana chiita y mano derecha de Mohsen Rabbani, quien se encontraba en Irán, que: “…el tema que necesita Argentina es petróleo, todo petróleo, y todo lo que está comprando…Irán en grano se lo pueden dar, ese petróleo a cambio de granos… ” y agregó: “…Argentina tiene una gran necesidad de petróleo e Irán tiene una gran necesidad de granos y todo eso, empezar el intercambio…'» (Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20-133130-8, CD 31). Seguidamente, continuó reportando a Irán: “…mirá que está todo para darse, decile, que se dejen de hinchar las pelotas…” y destacó: “…yo te estoy diciendo ahora es el tema de…que me lo pide Cancillería y De Vido respondió: si yo tengo que mandar a la gente responsable de YPF para hacer negocio…necesitan crudo, petróleo…y empezar a intercambiar…” (Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20-133130- 8, CD 31).

Y lo resumió: “…Acá hay luz verde para hacer las operaciones y mandar a la gente, el tema es que quieren que se apure el memorándum…En principio, deciles que el tema que necesita Argentina es petróleo, todo petróleo, y todo lo que está comprando…Irán en grano se lo pueden dar, ese petróleo a cambio de granos… ¿entendés?…y se habló con De Vi do… que todo esto se habló con De Vido… Argentina tiene una gran necesidad de petróleo e Irán tiene una gran necesidad de granos y todo eso, empezar el intercambio. Eso por un lado. Por el otro lado, De Vido entiende que para dar un paso en esto…o sea oficial, de Estado a Estado, tiene que haber firma del memorándum, porque si no, siguen los privados, nada más…como están laburando…O sea, que se firme primero el memorándum para empezar a hacerlo de Estado a Estado, porque por ahora los únicos que están trabajando son los privados…” (Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20- 133130-8, CD 31).
También resaltó: “…hay otro mensaje más importante de hoy, fresco, de que están dispuestos a mandar ya a los jefes de YPF a Caracas a juntarse con los responsables que sea…de ahí…'''' y le aclaró que viajarían tanto él -Khalil- como Luis D'Elía (Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-l009-2013-05-20-132253-6, CD 31).

Luego de estos reportes de Khalil, Abdul Karim Paz -quien se encontraba en Irán- efectuó consultas a las autoridades locales y transmitió la respuesta: “…acá están listos desde siempre, que el problema lo tienen más que nada allá… per o dicen que pongan fecha y que acá no hay problema, va una delegación para allá a Venezuela y arreglan todo, no hay problema…que ellos pongan la fecha cuando quieren ir…” (Comunicación del 20/05/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20- 140034-12, CD 31).
Seguidamente, Khalil retransmitió el mensaje de Teherán a un colaborador de Luis D'Elía: “…Hablé con Baharvand…transmitile esto a Luis…me dice Bahai'vand que están interesados, que pongan fecha y ya mandan a la delegación a donde crean ellos conveniente para empezar las tentativas, es decir, no hay ningún tipo de inconveniente…el que viaja creo que es Baha…va a ir él, no va a ir cualquier cuatro de copas…es el que ¡leva las negociaciones…” (Comunicación del 20/5/2013, abonado 11- 3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20-143508-24, CD 31).

Por si esto fuera poco, toda esta negociación culmina en manos del imputado Mohsen Rabbani. Así se lo informó Khalil: “…hoy terminamos una reunión con el Ministro de Planificación De Vido, en donde él está dispuesto a mandar a las máximas autoridades de YPF para arreglar con la República Islámica y la transacción puede ser a través de granos…”, a lo que Rabbani le contesta: “Mándeme para que yo evalúe… ”, dejando totalmente claro que Rabbani conserva capacidad de decisión dentro del régimen en todas las cuestiones relacionadas con la República Argentina (Comunicación del 20/5/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-20-114842-2, CD 31).

Es inconcebible, altos funcionarios del gobierno argentino terminan negociando secretamente con un imputado de la causa AMIA, a quien, además, benefician con una desvinculación judicial ilegal mediante sofisticadas maniobras de encubrimiento.

Unos días más tarde, Rabbani volvió a tomar parte en las negociaciones afirmando: “Yo les dije que nosotros…eh…habíamos conversado con Argentina, la verdad de…sufrimos mucho para que Irán, todas las compras…Irán fue el primer comprador de Argentina y ahora no compra casi nada” y agregó: “pero puede cambiar…algo que es muy importante aquí, hay algunos sectores del gobierno que me dijeron que están listos para vender petróleo a la Argentina, vender tractores….y comprar armas…” (Comunicación del 28/5/13, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-05-28-155549-2, CD 39).

Difícil de entender y mucho más de aceptar: altas autoridades argentinas entablaron una negociación secreta con un imputado de la causa AMIA, que además planifica “comprar armas”.

Nótese en la secuencia. El 18 de julio de 1994 ocurrió un atentado terrorista en Buenos Aires.

La investigó y determinó responsabilidades de varios sujetos de nacionalidad iraní en la ideación y planificación de ese atentado. Esas personas han estado hasta la actualidad protegidas por el régimen al que pertenecen y que gobierna la República Islámica de Irán. El gobierno nacional negoció un acuerdo con ese país y, pasando por alto a la y a la Constitución Nacional, brindó el marco jurídico necesario para que aquellos acusados puedan quedar desvinculados fraudulentamente de la causa por el atentado e impunes. Y en ese contexto, uno de los prófugos de la justicia argentina y beneficiario del pacto ilegal, Mohsen Rabbani, envalentonado por la posición del gobierno argentino, en lugar de responder las serias acusaciones que se alzan en su contra, negocia su impunidad, decide los pasos a seguir, controla el avance del plan criminal y, además, planifica “comprar armas”. Es decir, en el marco de este acercamiento entre las partes, que garantiza la impunidad de los acusados, uno de los principales prófugos decide y negocia comprarle armas a nuestro país.

Esta cadena de conversaciones es importante debido a que revela, por un lado, que quienes motorizaron el plan de encubrimiento fue un grupo de funcionarios argentinos y sus cómplices. Demuestra también que Irán no necesitaba aprobar el Memorando de Entendimiento para negociar. Estaba dispuesto a comerciar de todos modos y así lo manifestó uno de sus más importantes representantes oficiales, el Ex Encargado de negocios en Argentina, Mohsen Baharvand expresando que estaban “listos desde siempre”.

Esto último es central. Desde el primer momento la cúpula del régimen iraní supo que para las autoridades argentinas imputadas en esta maniobra, era vital encaminar primero el Memorando de Entendimiento antes de avanzar con el intercambio comercial. Ese mensaje había llegado perfectamente a Teherán.

Por su parte, las autoridades iraníes habían expresado su histórico interés por comerciar. Les resultaba indiferente la aprobación o no del Memorando de Entendimiento. No existen indicios que sustenten que la cuestión en torno a la causa AMIA fuera impedimento alguno para que Teherán retomara los lazos comerciales con Buenos Aires. Sólo firmaron el Memorando de Entendimiento, por haber acordado que ello sería suficiente para dar de baja las notificaciones rojas. No preocupaban las acusaciones de la justicia argentina, sino únicamente que sus funcionarios puedan circular irrestrictamente por el mundo.

De hecho, señales históricas previas a estas acciones delictivas, dan cuenta de la siempre vigente intención de Teherán por comerciar con Buenos Aires. Ejemplo de ello, en el año 2007, tras una reunión con el entonces canciller iraní, Manuchehr Nottaki, D'Elía -ya entonces activo partícipe de este entramado de contactos- anunció que Irán quería reabrir la relación comercial con Argentina (Obarrio, Mariano, “D'Elía prometió acercarse más a Irán”, La Nación, 28/02/2007; “Causa AMIA: Para D'Elía, los acusados iraníes van a ser sobreseídos”, Infobae, 1/3/2013).
Además, una vez oficializadas las negociaciones entre ambos países en relación a la causa AMIA, el entonces Presidente iraní declaró públicamente: “Estoy seguro de que cuando las investigaciones tengan lugar de manera precisa e imparcial, a continuación se avanzará en la ampliación de las relaciones entre Irán y Argentina” (“Ahmadinejad: Iran- Argentina transparent talks over AMIA leads to expansión of ties”, Fars News, 2/10/2012). Días antes, en rueda de prensa, había aseverado que esperaba “sostener conversaciones tendientes a alcanzar la verdad' en relación al caso. Dijo: “Afortunadamente los argentinos han aceptado la propuesta. Tengo esperanza de que el diálogo entre los dos cancilleres pueda sentar las bases y una agenda para lograr este objetivo ”, agregando: “Queremos expandir nuestras relaciones….” (“Ahmadinejad dice que quiere ‘expandir las relaciones' con la Argentina”, Clarín, 26/09/2012).

Estas expresiones por parte del presidente iraní en ejercicio en aquel momento, en el marco de las tratativas que estaban llevándose a cabo, remiten nuevamente a la retórica de deslegitimación sobre la actuación judicial argentina, sobre la necesidad de otra dirección en la pesquisa y – fundamentalmente- sobre el siempre vigente interés por comerciar.

Estos son ejemplos que demuestran que la República Islámica de Irán estaba dispuesta a negociar sin necesidad de ratificar el Memorando de Entendimiento porque, a diferencia del gobierno argentino, nada tenía que explicar a su ciudadanía. De allí que su interés en la firma de ese documento, como se verá, no estuvo centrado en el comercio entre Estados sino el cese de las notificaciones rojas de Interpol que pesan sobre sus funcionarios.

Una vez más, corresponde aclarar que el comercio con Irán o con cualquier estado es, en sí mismo, perfectamente legítimo. Delictivo es acordar la impunidad de un crimen de lesa humanidad, cualquiera fuera el motivo.

En suma, las pruebas demuestran la existencia de un manifiesto interés de la cúpula del gobierno argentino por restablecer las relaciones comerciales con Irán -dada la severa crisis energética nacional-, como así también la urgente necesidad de borrar de un plumazo las acusaciones del caso AMIA para poder llevar adelante ese propósito. Aquí radica, según la evidencia reunida, uno de los motivos -quizás el principal- de la Presidente para impulsar el plan de encubrimiento, cuya investigación se propicia con la presente denuncia, para el juzgamiento y castigo de todos los que han tomado parte.

Aclárese una vez más que aquí no se pone en tela de juicio la decisión de establecer relaciones comerciales con otras potencias extranjeras. Se conoce que dichas decisiones no son judiciables. Además son, en su esencia, legítimas. Lo que sí se cuestiona y se denuncia son las circunstancias que han tornado delictivo este cuadro de situación, esto es, la decisión de encubrir a un conjunto de prófugos de la justicia argentina en un caso de terrorismo internacional como medio ilegal para resolver un conflicto bilateral nacido de una investigación judicial, y así habilitar, entre otras cosas, el comercio entre los países.

Sucede que las autoridades argentinas no han condicionado por capricho el restablecimiento de las tan anheladas relaciones comerciales con Irán, a ciertos pasos en la del plan encubridor. Cristina Fernández estaba convencida que sin la aprobación del Memorando de Entendimiento y, por ende, del encubrimiento, le hubiese resultado muy costoso avanzar en el terreno comercial.

Por ello, como ya se aseveró y se probó, se tomó el camino de la mentira, el engaño, la manipulación y el delito. Se pergeñó un plan de encubrimiento y, en su parte pública, se lo disfrazó de negociaciones diplomáticas y de tratado bilateral. Todo esto motiva la presente denuncia.

b. 3) Pruebas del interés geopolítico por alinearse con Irán

En paralelo al interés de la Dra. Fernández y su Canciller por restablecer intercambios comerciales al nivel estatal con Irán, como paliativo para la severa crisis energética, también se obtuvieron elementos probatorios que dan cuenta de una motivación de índole geopolítica, que – según esas pruebas- contribuyó a impulsar la decisión y la del plan de impunidad aquí denunciado.

En este sentido, resultan sustancialmente reveladoras las palabras de “Alian”, quien ha jugado un papel clave en el plan criminal, dada su vinculación a la Secretaría de Inteligencia de Presidencia de la Nación y cercanía al entorno presidencial, y su activa relación con el operador local de Teherán, Jorge Khalil. Este individuo, que funcionó como nexo entre distintos partícipes del plan y que contribuyó activamente en la elaboración de la pista falsa para redireccionar la investigación, afirmó: “…ya estamos en otro país, es otra situación mundial y hay que trabajar en otro contexto…” (Comunicación del 01/06/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-01-224726-18, CD 43).

Con esas palabras, aludía a que existía un nuevo escenario geopolítico en el que ya no convenía sostener la enemistad con Irán, por lo que estos operadores, y así lo dijo “Alian”, se vieron en la necesidad de “trabajar en otro contexto”, para lo cual se planeó que viniera “…otra hipótesis con otras pruebas…”, que descolocara al suscripto, que lo dejara “…culo al norte, porque nunca las vio, él, las pruebas…lo que viene ahora…” (Comunicación del 01/06/2013, abonado 11-3238-4699, Archivo B-1009-2013-06-01-224726-18, CD 43). En una misma conversación telefónica, “Alian” explicó esta íntima ligazón entre la nueva situación mundial y la necesidad de redireccionar la acusación para desvincular definitiva y fraudulentamente a Irán.

Ya en noviembre de 2012, previo a la firma del pacto, los partícipes hablaban de la necesidad de “…construir un nuevo enemigo de la AMIA, el nuevo responsable de la AMIA…”, y del rol de los servicios de inteligencia en esa tarea (Comunicación del 18/12/2012, abonado 11-3315- 6908, Archivo B-l 009-2012-12-18-183332-8, CD 226). Y las palabras de “Alian” explican que ello también se originó en un reposicionamiento geopolítico de la Argentina.

Nuevamente, cabe señalar que las decisiones políticas que hacen a la dirección de las relaciones exteriores de la Nación no están siendo analizadas ni cuestionadas en estas líneas. Solamente se las menciona porque, según las pruebas, revelan que el plan de impunidad también estuvo motorizado por razones de índole geopolítica. Pero como ya se dijo en relación al interés comercial, es la decisión de dotar de impunidad a los prófugos iraníes, y no tal o cual alineamiento internacional, lo que posee importancia jurídico-penal.

Por lo demás, cabe señalar que más allá de los intereses comerciales y geopolíticos constatados en el material probatorio obtenido hasta el momento, no se puede descartar que hayan existido otros motivos alternativos y complementarios que hayan contribuido también a impulsar la decisión y las maniobras de encubrimiento aquí expuestas, los cuales podrán ser determinados en el curso de la pesquisa que aquí se propicia.

Deja un comentario