Comisiones Parlamentarias

Comisiones Parlamentarias en Argentina en Argentina

Definición de Comisiones parlamentarias

Según el concepto de Comisiones parlamentarias que brinda el Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales de Manuel Ossorio, Comisiones parlamentarias hace referencia a lo siguiente:

Las cámaras legislativas, para el mejor desempeño de su función, acostumbran a dividirse en grupos o secciones, en los que están proporcionalmente representados todos los partidos que integran el cuerpo, a efectos de asesorarlo en cada cuestión que ha de ser sometida a debate y resolución de la cámara respectiva. Estas comisiones se encuentran clasificadas por materias (Hacienda, Trabajo, Relaciones exteriores, Asuntos constitucionales, Defensa nacional, Justicia) y de ordinario tienen carácter permanente. Pueden igualmente formarse comisiones de actuación transitoria. para fiscalizar las funciones administrativas de la rama parlamentaria o para investigar hechos y circunstancias que el cuerpo ha considerado necesario aclarar. En ocasiones se nombran comisiones parlamentarias para que realicen funciones investigadoras fuera del ámbito parlamentario; es decir, frente a otros poderes o instituciones; doctrinalmente esta facultad está muy discutida.

Comisiones Parlamentarias en el Derecho Argentino

Visión General

En general, se trata de órganos de las Cámaras legislativas integrados por Diputados y Senadores (en caso de bicameralidad) para conocer aquellas materias que sean delegables por el Pleno de cada una de dichas Cámaras legislativas.

Tipos de comisiones parlamentarias en Argentina

Comisiones de la Cámara de Diputados:

  • Comisión de labor parlamentaria
  • Comisiones permanentes de asesoramiento
  • Comisiones especiales o mixtas
  • Comisiones de investigación
  • Comisiones bicamerales (art. 58, 61, 104 RIHCDN)

Comisiones de la Cámara de Senadores:

  • Comisiones permanentes
  • Comisiones especiales o mixtas
  • Comisiones bicamerales (art. 61, 108 y 109 del RIHSN)

Las comisiones parlamentarias en la cámara de diputados del congreso argentino

Tamaño de las comisiones permanentes

El art. 61 del Reglamento de la Cámara de Diputados establece cuatro grupos (dos de ellos formados por una sola comisión) de comisiones que comparten el límite inferior respecto al número de miembros (15 diputados) que la Cámara puede determinar asignarles y difieren en el límite superior (27, 31, 33 y 39). Los resultados de esa asignación discrecional se ponen de relieve, para cada comisión y para cada bienio, que, si bien es cierto que oculta oscilaciones más o menos intensas en el número de componentes de cada comisión a lo largo del tiempo, registra una evidente tendencia a su aumento. De entre las cuarenta comisiones en que han podido producirse cambios entre los períodos 1983-85 y 1997-99, sólo siete tienen un número inferior de miembros en el último de los períodos y solamente tres ni incrementan ni reducen su composición.

Con todo, es obvio que algunos de los aumentos reducidos a un miembro posiblemente sean puramente aleatorios, pero, aun con cautelas como ésta, no cabe desdeñar el incremento, en al menos quince comisiones, de su composición en cinco o más miembros ni omitir aumentos que alcanzan la decena. El mínimo de miembros que componen las comisiones ha pasado de catorce diputados en 1983-85 a dieciocho en 1997-99, el máximo se ha incrementado desde treinta y uno a cuarenta miembros y la media del número de miembros ha experimentado un alza desde 23,36 hasta 26,22. En suma, puede afirmarse que, aun cuando la medida en que ocurre es desigual entre comisiones y entre períodos, se ha operado un aumento relativamente consistente del número de miembros integrantes de las comisiones.

Estabilidad y permanencia de la composición de la Cámara

Teniendo presente que cada dos años se procede a la elección de la mitad de los integrantes de la Cámara de Diputados, se advierte en la Tabla 11 que, para la asamblea en su conjunto, no ha bajado del 70% (89 de 127 diputados) que se encuentra en la primera renovación por mitad el porcentaje de diputados neoelectos del contingente sometido a elección, o, si se prefiere, jamás ha pasado del 30% el porcentaje de diputados electos en dos mandatos consecutivos. En la renovación parcial que tiene lugar en 1993, solamente el 15% (19 de 127 cargos sometidos a elección) de los diputados repiten mandato. De los partidos pequeños, dado el relativamente reducido número de diputados de que disponen, sólo se puede decir que se observan oscilaciones no indicativas de tendencia alguna, salvo la misma que afecta al conjunto de la Cámara, esto es, la elevada tasa de neoelectos en sus filas. (…)

Institucionalización de las comisiones

Tal y como ha quedado establecido, la diferenciación de fronteras exhibe a lo largo de todo el período estudiado en la Cámara de Diputados del Congreso argentino unos niveles limitados en extremo que, como hemos prevenido, tienen repercusiones en la continuidad de los parlamentarios en las comisiones en forma de techo o tope que, desde el punto de vista agregado, no puede sobrepasarse. (…)

A la vista de la ilimitada permeabilidad de la Cámara de Diputados, llegamos a concebir la expectativa de que las comisiones se caracterizarían por el mismo atributo, pero extendido aquí no sólo a la entrada en las comisiones, en cada bienio, de un porcentaje elevado de parlamentarios elegidos por primera vez, sino también a la “transferencia” de diputados entre comisiones, de modo que diputados con una experiencia parlamentaria de al menos dos años abandonarían alguna o algunas de las comisiones ocupadas en el período anterior y recibirían asignaciones en otra u otras en un bienio determinado. (…)

La aparente institucionalización reducida de las comisiones permanentes que podrían sugerir las cifras anteriores resulta parcialmente, sólo parcialmente, mitigada si combinamos en un único grupo a los presidentes que lo eran en el bienio anterior y a quienes, sin serlo, acceden a la presidencia como miembros de la comisión en el bienio precedente y pueden considerarse “ascendidos”. (…)

En contra de lo que ocurre con los miembros ordinarios, parece apuntarse la preferencia por la designación como presidentes de las comisiones de los nuevos miembros de las mismas con cierta experiencia parlamentaria previa y no de los nuevos miembros que se estrenan como diputados. Sólo en los períodos 1987-89 y 1995-97 se invierte la preferencia. De ese modo, para todo el período considerado, 57 presidencias, esto es, el 23,2% son desempeñadas por nuevos miembros de comisión con cierta experiencia parlamentaria inmediatamente precedente. Por lo que se refiere a las presidencias de comisión desempeñadas por nuevos miembros que, además, son nuevos diputados, su porcentaje se reduce, para todo el período, al 16,7% (41 presidencias).

De todo ello se puede inferir que, a pesar de que tampoco en esta dimensión la institucionalización de la Cámara de Diputados del Congreso argentino es elevada, la designación de los presidentes de comisión parece ajustarse, en el nivel agregado, a una jerarquía de criterios que privilegia la experiencia pasada en la presidencia sobre la mera experiencia pasada en la comisión, que antepone, a su vez, esta última a la mera experiencia previa como diputado y que, finalmente, relega, tras ésta, al último lugar la condición de diputado neoelecto.

Son perniciosos, especialmente en virtud de la interacción de sus efectos, para la división del trabajo y la especialización inherentes a la complejidad organizativa el elevado número de comisiones de la Cámara, su tamaño, más grande que pequeño, y la pertenencia de los diputados a múltiples comisiones, características todas ellas sobradamente manifestadas con los datos a nuestra disposición. Como señala Hibbing (1988: 697), el aumento del número de comisiones no es, en sí mismo, el indicador más adecuado de complejidad interna, habida cuenta de que factores como, entre otros, la escasa dotación de personal técnico a su servicio pueden anular su poder y su eficacia. Entre esos factores hay que incluir, posiblemente, el exceso de comisiones, situación a la que posiblemente se aproxima, si no ha entrado de pleno en ella, la Cámara de Diputados.

Por su parte, el número elevado de miembros de las comisiones podría minimizar los costes externos de la toma de decisiones, pero es indudable que no propicia la eficacia del procedimiento que conduce a las mismas. Téngase en cuenta, además, que, dado que una gran parte de los proyectos de legislación han de ser sometidos al dictamen de hasta tres comisiones, podría darse el caso de que tuvieran que “estudiar” dicho proyecto hasta una cuarta parte o más de los diputados, consecuencia escasamente conciliable con el objetivo de la división del trabajo.

Finalmente, la obligada pertenencia de los parlamentarios a varias comisiones supone un lastre adicional a la especialización que, en combinación con los rasgos hasta ahora mencionados, pone de relieve que la Cámara de Diputados del Congreso argentino no dispone, a pesar del trascendente papel que le corresponde desempeñar en un régimen presidencialista, de los recursos organizativos coadyuvantes a tal fin y, en definitiva, que su nivel de institucionalización es notablemente bajo.

Autor: Celestino García

Recursos

Notas

Bibliografía

Acuña, C. H. (comp.) (1995): La nueva matriz política argentina, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión. Ágh, A. (1998): “Changing Parliamentary Committees in Changing East-Central Europe: Parliamentary Committees as Central Sites of Policy Making”, en Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass, pp. 85-100. Agor, W. H. (ed.) (1971): “Introduction. Latin American Legislative Systems: Analysis of Recent Research and a Proposal for the Future”, en Agor, W. H. (ed.): Latin American Legislatures: Their Role and Influence, Nueva York y Londres, Praeger Publishers, pp. xxiii-xlviii. Acuña, C. H. (ed.) (1971): Latin American Legislatures: Their Role and Influence, Nueva York y Londres, Praeger Publishers. Alcántara, M. (1999): Sistemas Políticos de América Latina, Vol. 1. América del Sur, Madrid, Tecnos. Asher, H.A. (1973): “The Learning of Legislative Norms”, American Political Science Review, 67, 2, pp. 499-513. Astiz, C. A. (1973): “The Decay of Latin American Legislatures”, en Kornberg, A. (ed.): Legislatures in Comparative Perspective, Nueva York, David McKay Company, Inc., pp. 115-126. Bach, S. (1994): “Impressions of Law-Making in Kazakhstan: A Baseline Analysisof the Supreme Soviet in 1992”, en Longley, L. D. (ed.): Working Papers on Comparative Legislative Studies, Research Committee of Legislative Specialists, International Political Science Association, Lawrence University, Appleton, Wisconsin, pp. 277-286. Basehart, H.H. (1980): “The Effect of Membership Stability on Continuity and Experience in U.S. Legislative Committees”, Legislative Studies Quarterly, V (1), pp. 55-68. Epstein, D., Brady, D., Kawato, S. y O’Halloran (1997): “A Comparative Approach to Legislative Organization: Careerism and Seniority in the United States and Japan”, American Journal of Political Science, 41 (3), pp. 965-988. Etchemendy, S. (1995): “¿Límites al decisionismo? El Poder Ejecutivo y la formulación de la legislación laboral (1983-1994)”, en Sidicaro, R. y Mayer, J. (comps.): Política y sociedad en los años del menemismo, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del C.B.C., pp. 127-153. Eulau, H. (1985): “Committee Selection”, en Loewenberg, G., Patterson, S. C. y Jewell, M. E. (eds.): Handbook of Legislative Research, Cambridge, Massachusetts, y Londres, Harvard University Press, pp. 191-237. Jewell, M. E. y McCluggage, V. (1985): “Standing Committees in Legislatures”, en Loewenberg, G., Patterson, S. C. y Jewell, M. E. (eds.): Handbook of Legislative Research, Cambridge, Massachusetts, y Londres, Harvard University Press, pp. 395470. Fennell, L. C. (1971): “Congress in the Argentine Political System: An Appraisal”, en Agor, W. H. (ed.): Latin American Legislatures: Their Role and Influence, Nueva York y Londres, Praeger Publishers, pp. 139-171. Ferreira Rubio, D. y Goretti, M.: (1996): “Cuando el Presidente Gobierna solo. Menem y los Decretos de Necesidad y Urgencia hasta la reforma constitucional”, Desarrollo Económico, 36 (141), pp. 443-474. Fenno, Jr., R. (1962): “The Integration of Leadership Groups”, en Mughan, A. y Patterson, S. C. (eds.), (1992): Political Leadership in Democratic Societies, Chicago, Nelson-Hall Publishers, pp. 214-237 (Reimpresión de “The House Appropriations Committee as a Political System: The Problem of Integration”, American Political Science Review, 56, pp. 310-324). Fontenla, L. E. (1994): “Parliament at the End of the Century: Theoretical Considerations Regarding the Scope of Representation”, en Longley, L. D. (ed.): Working Papers on Comparative Legislative Studies, Research Committee of Legislative Specialists, International Political Science Association, Lawrence University, Appleton, Wisconsin, pp. 113-129. Fraga, R. (1995): Argentina en las urnas, 1916-1994, Buenos Aires, Editorial Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.
Graham, Jr., J. Q. (1982): “Legislative Careers in the French Chamber and U.S. House, 1871-1940”, Legislative Studies Quarterly, VII (1), pp. 37-56. Gutiérrez, R. (1988): “Desindicalización y cambio organizativo del peronismo argentino, 1982-1995”, comunicación al XXI Congreso Internacional de la Latin American Studies Association, Chicago. Hazan, R. Y. (1998): “Political Reform and the Committee System in Israel: Functional and Structural Adaptation”, en Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass, pp. 163-187. Hedlund, R. D. (1975): “Organizational Attributes of Legislative Institutions: Structure, Rules, Norms, Resources”, en Loewenberg, G., Patterson, S. C. y Jewell, M. E. (eds.): Handbook of Legislative Research, Cambridge, Massachusetts, y Londres, Harvard University Press, pp. 321-391. Hibbing, J. R. (1988): “Legislative Institutionalisation with Illustrations from the British House of Commons”, American Journal of Political Science, 32, pp. 681-712. Hibbing, J. R. (1991): Congressional Careers, Chapel Hill y Londres, The University of North Carolina Press. Hibbing, J. R. (1993): “The Career Paths of Members of Congress”, en Williams, S. y Lasher, Jr., E. L. (eds.): Ambition and Beyond: Career Paths of American Politicians, Berkeley, CA, Institute of Governmental Studies Press, University of California, pp. 109-137. Hibbing, J. R. (1999): “Legislative Careers: Why and How We Should Study Them”, Legislative Studies Quarterly, XXIV (2), pp. 149171. Huntington, S. P. [1968] (1990): El orden político en las sociedades en cambio, Buenos Aires, Paidós. Jewell, M. E. (1973): “Linkages Between Legislative Parties and External Parties”, en Kornberg, A. (ed.): Legislatures in Comparative Perspective, Nueva York, David McKay Company, Inc., pp. 203-234. Llanos, M. (2001): “Understanding Presidential Power in Argentina: A Study of the Policy of Privatisation in the 1990s”, Journal of Latin American Studies, 33 (1), pp. 67-99. Loewenberg, G. (1973): “The Institutionalisation of Parliament and Public Orientations to the Political System”, en Kornberg, A. (ed.): Legislatures in Comparative Perspective, Nueva York, David McKay Company, Inc., pp. 143-156. Loewenberg, G., Patterson, S. C. y Jewell, M. E. (eds.) (1985): Handbook of Legislative Research, Cambridge, Massachusetts, y Londres, Harvard University Press. Longley, L. D. (ed.) (1994): Working Papers on Comparative Legislative Studies, Research Committee of Legislative Specialists, International Political Science Association, Lawrence University, Appleton, Wisconsin. Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.) (1998): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass. Lorenc Valcarce, F. (1998): La crisis de la política en la Argentina, Buenos Aires, Ediciones de la Flor. Mathews, D. A. (1959): “The Folkways of the United States Senate: Conformity to Group Norms and Legislative Effectiveness”, American Political Science Review, LIV (3), pp. 1064-1089. Mayer, J. (1995): “Algunas notas sobre el menemismo”, en Sidicaro, R. y Mayer, J. (comps.): Política y sociedad en los años del menemismo, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del C.B.C., pp. 279-288. Mustapic, A. M. y Goretti, M. (1992): “Gobierno y oposición en el Congreso: la práctica de la cohabitación durante la presidencia de Alfonsín (1983-1989)”, Desarrollo Económico, 32 (126), pp. 251-269. Needler, M.C. (1995): “Conclusion: The Legislature in a Democratic Latin America”, en Legislatures and the New Democracies in Latin America, Boulder y Londres, Lynne Rienner Publishers, pp. 151-159. Norton, P. (1998): “Nascent Institutionalisation: Committees in the British Parliament”, en Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass, pp. 143-162. Novaro, M. (1995): “Menemismo y peronismo. Viejo y nuevo populismo”, en Sidicaro, R. y Mayer, J. (comps.): Política y sociedad en los años del menemismo, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del C.B.C., pp. 45-70. Ornstein, N. J. (ed.) (1981): The Role of the Legislature in Western Democracies, Washington y Londres, American Enterprise Institute for Public Policy Research. O’Donnell. G. (1994): “Delegative Democracy”, Journal of Democracy, 5 (1), pp. 55-69. Polsby, N. W. (1969): “The Growth of the Seniority System in the U. S. House of Representatives”, American Political Science Review, 63 (2), pp. 787-807. Ranis, P. (1971): “Profile Variables among Argentine Legislators”, en Agor, W. H. (ed.): Latin American Legislatures: Their Role and Influence, Nueva York y Londres, Praeger Publishers, pp. 173-257. Ray, B. A. (1982): “Committee Attractiveness in the U. S. House, 1963-1981”, American Journal of Political Science, 26 (3), pp. 609-613. Ray, B. A. (1984): “Committee Size in the U. S. Congress”, Legislative Studies Quarterly, 9, pp. 679-695. Rimoldi de Ladmann, E. (1986): “Las comisiones permanentes parlamentarias”, La Ley, B, pp. 811-817. Rommetvedt, , H. (1998): “Norwegian Parliamentary Committees: Performance, Structural Change and External Relations”, en Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass, pp. 60-84. Rosenbaum, A. y Reed, G. G. (1994): “The Development of Legislative Bodies as Institutions of Democracy in Central America: Some Participant Observations”, en Longley, L. D. (ed.): Working Papers on Comparative Legislative Studies, Research Committee of Legislative Specialists, International Political Science Association, Lawrence University, Appleton, Wisconsin, pp. 373-385. Rosenthal, A. (1973): “Legislative Committee Systems: An Exploratory Analysis”, Western Political Quarterly, 26, pp. 252262. Rundquist, P. S. y Wellborn, C. H. (1994): “Building Legislatures in Latin America”, en Longley, L. D. (ed.): Working Papers on Comparative Legislative Studies, Research Committee of Legislative Specialists, International Political Science Association, Lawrence University, Appleton, Wisconsin, pp. 387-405. Russo, J. (1995): “Consolidación democrática y oposición en la Argentina. Una perspectiva comparada”, Ágora, A. 2 (3), pp. 115-140. Strøm, K. (1998): “Parliamentary Committees in European Democracies”, en Longley, L. D. y Davidson, R. H. (eds.): The New Roles of Parliamentary Committees, Londres y Portland, Or., Frank Cass, pp. 21-59. Struble, Jr., R. (1979-80): “House Turnover and the Principle of Rotation”, Political Science Quarterly, 94, pp. 649-667. Tibiletti, L. (1995): “Parlamento y relaciones cívico-militares en la transición y consolidación democrática en la Argentina (1983-1995), Revista de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Quilmes, 3, pp. 175-211.

¿Nos Ayudas a Elegir los Boletines Especializados?

Lawi Profesional anunciará el lanzamiento de "Sumarios Lawi", una nueva serie de boletines especializados en forma de revista que combinan los datos y recursos de Lawi con contenido original y comentarios específicos de la industria o área de práctica. Los boletines, probados con algunos lectores, se ofrecerán al público por primera vez de forma gratuita.

El lanzamiento de los boletines informativos "Sumarios Lawi" es un paso natural para nosotros, ya que continuamos expandiéndonos en más y más materias (sociales, humanas) y mercados. Vemos una gran necesidad de contenido exclusivo y de alto valor adaptado a segmentos de práctica y negocio específicos, y esperamos producir una creciente colección de boletines de nicho en una serie de sectores, disciplinas y mercados.

Los primeros "Sumarios Lawi" incluirán títulos periódicos, como el Sumario Empresarial que se publicará periódicamente y presentará análisis, datos y aspectos jurídicos y sociales sobre las fuerzas que conforman la economía global y la práctica empresarial. Los economistas del personal de Sumarios Lawi proporcionarán un análisis en profundidad de las cifras clave, las tendencias micro y macroeconómicas, y la política pública aplicable, y cómo afectarán a los mercados, las prácticas profesionales y los sectores económicos.

Los boletines se estrenarán con pocos títulos. Rogamos a nuestros lectores que nos indiquen sus preferencias para considerar seriamente su lanzamiento en la primera o segunda etapa. Por ejemplo, estamos analizando los siguientes títulos, en varias etapas:

Acceso a la justicia, Gestión de activos, Banca, Bancarrota, Cannabis, los mercados de capital, Contratos comerciales, Cumplimiento, Criminología, Construcción, Protección del consumidor, Corporativo, Ciberseguridad y privacidad, Empleo, Energía, Derecho ambiental, Fintech, Alimentos y bebidas, Contratos gubernamentales, Salud, Hostelería y turismo, Inmigración, Seguros, Propiedad intelectual, Arbitraje internacional, Comercio Internacional, Ética legal, Industria legal, Aspectos jurídicos de la ciencias de la vida, Historia social, Medios de comunicación y entretenimiento, Fusiones y adquisiciones, Lesiones Personales y Mala Praxis Médica, Capital privado, Responsabilidad del producto, Financiación de proyectos, Política pública, Bienes raíces, Comercio minorista, Comercio electrónico, Relaciones internacionales, Valores mobiliarios, Deportes y apuestas, Impuestos, Tecnología, Telecomunicaciones, Transporte, Juicios, y Delitos de cuello blanco.

Puedes expresar tus preferencias por uno o varios títulos en la zona de comentarios de abajo. Si nos escribes las razones de tu elección podremos analizar mejor las preferencias de los lectores y ajustar de forma más razonada la selección.

Acuerdo con Colegio de Abogados

Hemos firmado un acuerdo con el Colegio de Abogados de La Rioja (España) para proveer de contenido a sus abogados, individualmente y en la propia sede del Colegio de Abogados. Si consideras que puede interesar a tu colegio profesional en la Argentina tener un acuerdo con Lawi, ¿puedes, por favor, pedirles que se pongan en contacto con nosotros?

Una Queja es un Regalo

Esta plataforma de derecho argentino y otros tiene cientos de miles de entradas, y repasamos periódicamente las más populares. Por favor, si consideras que existe algún error o desactualización en las definiciones, o que falta claridad o contenido suficiente, ¿podrías quejarse en la parte de comentarios que está abajo en cada entrada?. Revisaremos cada queja sin dilación.

Por supuesto, si quieres dejar cualquiera otra observación o recomendar la definición a un conocido, te lo agradeceremos enormemente.

2 comentarios en «Comisiones Parlamentarias»

  1. Esta entrada abarca que son las comisiones parlamentarias en Argentina. En efecto, hay bastante información en la enciclopedia sobre que son las comisiones parlamentarias argentina.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.